"Fogones de fogueo", Suplemento fartón cutre

lunes, 11 de septiembre de 2017

 

BANDERILLAS PICANTES

 

Tratamos hoy de otro de esos alimentos básicos que ha paliado y palian a ingentes cantidades de agentes comerciales, estudiantes universitarios, becarios y aprendices sin olvidar parados a la caza del pincho en la barra del bar, bingueras o miembros de las fuerzas del orden en tedioso turno dentro del coche o la ya lejana mili donde con nocturnidad y alevosía se consumieron para paliar la gusa. Pero también es un alimento que se ama o que se odia, incluso está la variante que no pica, pero eso ya no es la típica banderilla o toreras que ha enamorado y seducido paladares desde hace generaciones...

 

-¿Un alimento completo, querido profesor, ein?

 

-¡Completo es poco! ¡Completísimo, Skizo´s, completísimo! Piense que en el espacio de un mondadientes encontramos un encurtido con vitaminas y proteínas combinado en una mágica composición de color que ya seduce a la vista y prepara al paladar que se convierte en una fanfarria de sabores que logra que las consumamos con una satisfacción consumista que pocos productos alimenticios procesados industrialmente logran salvo los dulces y bollería industrial pero a su misma altura la banderilla, no puede haber alimento más contrapuesto que una banderilla y un postre industrial, dos extremos podría decirse...

 

-Pues analicemos los ingredientes...

 

-La marca elegida reúne todos los cánones que se deben exigir al producto en relación calidad-precio, sabor y satisfacción final. Recalcar que he omitido las banderillas dulces porque no pica y la banderilla debe dejar picando la boca, pero poco a poco y progresivamente de tal forma que se llegue al clímax gastronómico cuando se junta la saciedad con el picor a tope. Por supuesto que estómagos sensibles es mejor que coman zanahoria cruda antes que encurtidos picantes. El orden de los ingredientes es fundamental. Comienza con el pepinillo que ha de ser proporcional al resto de elementos que forman el conjunto. Hace unos años se puso de moda en garitos y lupanares finos poner la banderilla con casi medio pepinillo y con el culo del pepinillo pasa como con el culo del Pan Bimbo que sabiendo que es pan siempre lo desechamos. Trozo de pepinillo, que es una cucurbitácea de flores pentámeras, radiadas y de ovario ínfero. Todo proteínas y cuyo tono verdoso, y si está bien troceado su grosor, incitan a la ingesta y digno primero del conjunto.

 

-Le sigue la siempre sonrojante guindilla...

 

-¡Así es, así es, debe sonrojarnos pero sin llegar a convertir nuestra boca en las puertas del infierno por ardor picante, lo justo para sonrojar pero insuficiente para picar y se aborda el siguiente ingrediente con la siempre refrescante aceituna! ¿Puede haber mejor sinfonía en un encurtido? Yo diría que es una obra maestra tal orden de los ingredientes, una auténtica obra maestra. Sigue el pimiento rojo, seductor, refrescante y proteínico para terminar en mágico fin de ingesta con la cebollita, fuente de ácido fólico. Si se le suma la maestría de la marca en añadir la cantidad exacta de vinagre, sales, conservantes y demás, tenemos un producto perfecto donde si somos ahorrativos, por ejemplo dejando las cebollitas aparte sin consumir, pues nos da para unas hojitas de lechuga con cebollitas... Una amortización excelente, excelente.

 

- ¡Cierto profesor, y si conservamos el tarro una vez consumido su contenido nos puede servir de apaño para una micción nocturna inesperada como orinal!

miércoles, 16 de agosto de 2017

 

Manual del Buen Comer: Galletas con café

 

Tratamos hoy en MBC de un clásico de los menús de supervivencia en caso de crisis recesiva o recesión crítica, como la que nos toca vivir, que no es otro que las galletas con café y leche. Marcas variadas, de distintas características tanto al tueste como a las propiedades llegando algunas superficies a vender auténticos laxantes galleteros bajo la denominación de digestivas y que deberían constar de prospecto anunciando la cagalera consiguiente...

 

-¿Sigue vigente la vitola de clásico para este plato a base de galletas y café con leche, ein?

 

-Apunta usted, muy atinadamente, lo de plato porque si bien es desayuno universal aquí nos referimos como plato de menú, ya sea comida, cena o merienda cena. Por otra parte, y hay que agradecerlo y reconocer el mérito, la industria galletera ha contribuido a popularizar su ingesta gracias a las galletitas que nos dan de acompañamiento en las cafeterías, bares, garitos y tugurios fuera de horarios de desayuno y son multitud los ejecutivos, agentes comerciales y población activa en estado de inactividad que no sólo calman el hambre a base de cafelitos y galletitas que en no pocos casos se acopian y se llevan al domicilio como complemento a la dieta... Sigue vigente y ahora más que nunca gracias, como digo, a la miniaturización de las galletas y servirlas de acompañamiento sin costo para el cliente.

 

-¿Podría darse veracidad a la teoría conspiranoica de que esas galletitas llevan componentes adictivos que nos hacen comprarla luego en el supermercado?

 

-Por supuesto, Skizo´s, por supuesto. Toda repostería industrial digna de llamarse así ha de llevar entre sus ingredientes sustancias adictivas pero como he dicho en alguna ocasión anterior llevamos tanto tiempo consumiendo mierda que ya nos sabe a gloria y podríamos sufrir síndrome de abstinencia sin nuestras dosis diarias de grasas polisaturadas, azúcares y bebidas calóricas. Por otra parte en nuestra sociedad sumergida de lleno en el consumismo andar con estos remilgos de si lleva tal o lleva cual sólo son refalfies de consumidor mal acostumbrado... ¡Refalfies y sólo refalfies!

 

Por supuesto profesor! ¡En Occidente, y aledaños occidentalizados, la comida industrial no sólo no mata sino que engorda, tanto las lorzas de los consumidores como el bolsillo de los fabricantes...!

 

-El hecho es que esas galletitas inducen al consumo de sus hermanas mayores y no deja de ser una estratagema del manual del consumismo: el producto ha de garantizar la fidelidad del usuario. Así que es una polémica absurda polemizar sobre sustancias o alteraciones genéticas. Sea como sea, y respondo a su pregunta inicial, el plato de galletas con café es ya un clásico de la dieta diurna y nocturna cuando no ambas tres si incluimos el desayuno.

 

-¿Qué características ha de tener una galleta para tomarla con el café?

 

-Por supuesto depende del comensal o comensales. Si el consumo se circunscribe al consumidor o su parentela no hay mayor problema, el cual surge cuando hay vitas gorronas y encima exigiendo. Pero hay tres características generales, la primera que la galleta nos guste, fundamental porque puede que nos guste la galleta sola sin mojar y aquí la segunda característica no sería de norma obligada: la consistencia al mojar. Mojar la galleta es todo un arte porque además de depender de si el comensal la moja a medias, en su totalidad salvo donde se coge con los dedos o triturarla en el café, depende del tipo de leche y de la galleta. Las hay que se parten, las hay que hay que remojarlas un minuto y finalmente al machacar en la taza o vaso con el café puede acabar convirtiéndose en un lodo grumoso y espeso. Pero fundamentales que se cumplan el que nos guste y la consistencia al mojar.

 

-¿Y la tercera?

 

-Que no estén revenidas y chuchurrías por no cerrarlas adecuadamente. Son muchas las galletas que acaban en el contenedor de la basura o en el estómago de las mascotas porque tras saciar el hambre no cerramos adecuadamente el paquete o caja. Lo mejor es comérselas de un tirón porque el cartucho de plástico no es reutilizable y acabamos poniendo una pinza pero con medio perimetro abierto que hace que la galleta se chuchurrie y aunque se pueden consumir perfectamente, unas galletas blandas, revenidas y chuchurrías no son apetecibles. A veces ni la mascota es capaz de tragarlas si es de paladar sibarita.

 

-¿Algún apunte final, querido profesor?

 

-Que se puede comer o cenar perfectamente unas galletas con café sin menoscabo de desayunarlas y aunque resulte monótono de continuo nos puede servir para guardar las apariencias de bien alimentados y consumidores de puertas para afuera ya que combinado con el café con leche es un alimento nutritivo, saludable y que sacia. Cierto que es un plato caro para lo que estamos acostumbrados en la sección y en el peor de los casos pueden mojarse en agua, cerveza o cualquier otro líquido a mano que no sea leche, basta cerrar los ojos y pensar en otro plato para poder tragarlo sin las molestas e incordiantes arcadas, inevitables por otra parte.

 

-¡Sin olvidar que si se meten en pan nos queda un bocadillo cojonudo, profesor, cojonudo...!

 

 

lunes, 17 de julio de 2017

 

Manual del Buen Comer: La lata de albóndigas

 

Si hay un alimento denostado y amado a partes iguales, sin duda la lata de albóndigas que hoy traemos a MBC es uno de los más firmes candidatos para serlo. Hay personas humanas que no las pueden ver mientras que para otras forma parte de sus básicos a la hora de cocinar...

 

-¿Por qué tan mala fama y tanto amor incondicional por parte de los consumidores, profesor?

 

-Llama la atención que las generaciones digitales no lo contemplen en su dieta y se consuma muy esporádicamente. Si analizamos la cuestión podemos apreciar que son los progenitores quienes han creado el problema y sin duda alguna el servicio militar obligatorio ha contribuido a que unos sientan arcadas con sólo mencionarlas y los otros se relaman de gusto. Todo ello es debido a que durante la mili muchos soldados saciaron su hambre con albóndigas de lata y transmitieron el amor a sus retoños mientras que se produjo el mismo resultado a la inversa creando personas que odian las albóndigas y sobre todo si son de lata, como puede apreciar es bastante simple: una cuestión de educación gastronómica.

 

-¿Es un alimento completo?

 

-¡No sólo es un alimento completo sino que además beneficia a nuestro bolsillo! Si son para un solo comensal la lata da para tres raciones; si son varios cunde hasta cuatro comensales siempre que uno de los mismos sea vegetariano, se puede darle los guisantes, y además pueden combinarse piezas de albóndiga como acompañamiento para otro plato y la salsa aprovecharla. Sin lugar a dudas, dentro del laterío, es no sólo uno de los más completos sino además de los más rentables. No olvidemos que además la lata es profusa en información y si ya no nos alcanza para comprar el periódico constituye una fuente de lectura al consumidor.

 

-Bueno, pues catemos el enlatado manjar que en la foto luce apetitosamente apetitoso, casi un néctar cárnico que... ¡Por los clavos de Cristo! ¡Que hedor! ¡Es como abrir una sepultura redios! ¡Que asco!

 

-¡Refalfies! ¡Refalfies de consumidor mal acostumbrado! ¡Ya le he dicho en anteriores ocasiones que el contenido hay que verterlo rápido al recipiente sin pararse a mirar y ponerse una pinza en la nariz si es de olfato sensible! ¡No mire, hombre, no mire! Ya que pone el ejemplo de la sepultura puedo decirle que igual que no asistimos a la putrefacción de un cadáver pues igualmente no se mira la lata al abrirla salvo que ya tenga experiencia. Fíjese en la abundancia de salsa y guisantes así como el número de piezas, no se quede en el olor que desprende al abrir el recipiente. Como siempre a fuego lento meneando de vez en cuando y dar vueltas a las albóndigas. En caso de micro ondas puede ser algo jodido ya que se quedan calientes por el exterior pero interiormente estará frío y al contacto con el paladar y debido a su textura en la lengua hará que inevitablemente vomitemos.

 

-Mmmm... Ya va cogiendo color y buen olor...

 

-Están muy ricas, en la marca elegida de muestra la relación cantidad-precio es muy competitiva y si nos nos gustan por el trauma transmitido por sus progenitores podemos dárselas a otro y nosotros hacernos un buen chuletón que meternos entre pecho y espalda. Si tenemos infancia en nuestro entorno podemos pasar inolvidables momentos jugando al golf o el pin-pong una vez las albóndigas están frías y en un momento dado tapar una intempestiva gotera hasta que venga un profesional a reparar la misma. Es de evacuación cantarina y aromática sin tendencia a ardores gástricos amén de...

 

-¡Ni amén ni leches en vinagre! ¡Hala, espere que tiro esta bazofia a la basura y nos vamos a zampar ese chuletón, profesor, vayámonos!

jueves, 25 de mayo de 2017

 

MENÚ DEL DÍA DOMINICAL

SIDRERÍA EL ALLERANU DE FITO
Calle Cienfuegos 32, Gijón 33204 – Spain

 

Ya sabéis que al equipo de cata gastronómica nos gusta degustar de vez en cuando el menú del día dominical, oferta económica para despilfarrar aurelios en domingo para lo ajustado de nuestro presupuesto en tiempos de crisis de poder adquisitivo, pero a lo largo del año siempre hay un par de motivos más o menos recurrentes para justificar que gastemos el doble en un plato del día. Aprovechando la temporada de cruceros y recalar en Gijón, nos decantamos por visitar de nuevo un viejo conocido que ya visitamos durante la Semana Negra del pasado año y ubicada en el popular barrio de El Coto.

( https://theadversiterchronicle.blogspot.com.es/2016/07/fogones-de-fogueo-suplemento-farton.html)
 


 Y es que El Alleranu de Fito se está convirtiendo en lugar de referencia para fartones gracias a las bondades de sus fogones que lejos de estancarse o aminorar van a más sorprendiendo en cada plato como si fuera la primera vez pero conocido gracias a un trabajo de promoción en redes sociales y la valentía de poner fotos con los platos, como los que ilustran el artículo así como la pizarra diaria; labor de promoción honesta que agradece el comensal porque pocos establecimientos se arriesgan a poner una foto porque saben que sus fogones nstán a la altura de lo que anuncian en fotografía.
 
 

 

 
ía muy fácil despachar el artículo porque el equipo de cata ha sido unánime a la hora de calificar el menú: delicioso y exquisito en sus tres platos y postre. Por si fuera poco, tienen la galantería de invitar al cafélito con lo cual la sensación, agradable sensación, de ser un cliente apreciado y esa honrilla de soberbia que tenemos oculta de pensar que es domingo y te has gastado quince aurelios que en otro sitio no te cobrarían menos de veinticinco o treinta aurelios, una calidad de menú del día a precio de tal pero calidad de carta de restaurante. Porque esa es la magia del local cuyas virtudes ya ensalzamos en el articulo anterior: ser una sidrería pero profesionalidad en la atención, calidad de los productos y maestría en los fogones de restaurante. Y no lo decimos por el cafelito gratis, lo decimos porque podéis ir y comprobarlo, veréis que acabáis recomendando el local..
 
La sopa deliciosa, la paella deliciosa y la merluza deliciosa. Gastar adjetivos o hacer extenso el artículo no añadiría nada a lo ya escrito anteriormente. No es fácil acertar con sitios que por semana son pasables sus menús del día pero que decaen en domingo, o viceversa, pero no hay una continuidad y aventurarse a invitar a alguien o darnos un homenaje supone una aventura. En El Alleranu de Fito tenéis una apuesta segura y recalcar que la calidad del menú es digna de precios nada competitivos que se dan en otros sitios de supuesto postín, lo cual se agradece en estos tiempos donde muchas ofertas esconden gato por liebre o cáscaras de almeja sin almeja.
El sitio ideal para una fartura de domingo.

jueves, 20 de abril de 2017

 

Manual del Buen Comer: Callos de lata

 

Hoy en MBC tratamos de un alimento que despierta odios o pasiones, que donde se consume al natural se reniega de la lata y donde se consume en lata cogen asco a los naturales...

¿Cuestión de gustos o leyenda urbana, cárnica en este caso, ein?
 

-¿Por qué los callos de lata arrastran esa leyenda negra de que dan asco, querido profesor?

 

-Una vez más estamos ante un refalfie más de consumidores mal acostumbrados. Los callos en lata son un alimento completo que satisface tanto al obrero como al chupatintas, ha saciado apetitos de universitarios a dos velas y bien elegidos y debidamente preparados son un manjar al alcance de casi todos los bolsillos, combinados con una legumbre forma un cocido y alegrándolos con guindilla regado de un tintorro o sidra puede el parado, empresario, obrero y estudiante cubrir sus necesidades alimenticias por no hablar de las nutricionales. Los ascos previos además de leyenda negra sólo es refalfie, Skizo´s... ¡Refalfies de consumidor mal acostumbrado, refalfies!

 

-Pero hay gente que los odia, no digo enlatados sino al natural...

 

-Esto es como todo, si hacemos ascos previos tenemos indigestos ascos. Piense que pensar en comerse con patatas fritas el estómago de un vacuno produce arcadas al más pintado. Pero es como las cocinas de los establecimientos de fritangas que si ves el interior de la cocina vomitas, el callo le pasa lo mismo, lo mismíto. Pero esto se soluciona aprovechando unas vacaciones en regiones de matanza o en establecimientos donde los elaboran caseramente para perder esos remilgos culinarios que no sólo ocurre en los callos, Skizo´s, no sólo en los callos sino en otro tipo de laterío como las albóndigas en lata a las que dedicaré un artículo aparte.

 

-Pues vayamos a la mandanga que es ir a la manduca... ¿Producto seleccionado?

 

-Hay que aclarar que hay una modalidad de formato en algunos establecimientos que consiste en callos envasados al vacío en recipiente plástico y con los callos a la vista. Lo resalto porque es un ejemplo de lo dicho anteriormente, son apetitosos a la vista e incluso llama la atención gustativa, en la lata se hace necesario truco psicológico... Pero el producto seleccionado atendiendo a los tres factores básicos de selección que son calidad comparativa, economía en su adquisición y gusto al paladar ha sido `La Noreñense´ cuyo nombre ya nos evoca las tierras del Principado y una localidad capital del producto cárnico en Europa como es Noreña. 380G de ración declarada en el envase que nos da para una sentada si se es pudiente y tragaldabas o para dos y hasta tres raciones racionadas combinado con patatas fritas o bien con garbanzos de bote, aclarando que los añadidos combinatorios encarecen el costo del menú por supuesto.

 

-Pues abrimos la latita y... ¡Redios! ¡Acabo de recibir una bofetada olfativa, profesor, huele que da vómito...! ¡Por favor!

 

-¡Jajajajajajaja! ¡Es usted un cachondo, Skizo´s, un cachondo! Mire, es lo que hablaba antes del truquito psicológico, hay varias opciones: se puede mirar para otro lado pero puede rebanarse las manos con el corte de la tapa a medida que se abre, una pinza en la nariz o bien cantar una canción mientras se realiza la apertura del recipiente. El pegote anaranjado de dudosa comestibilidad en un primer vistazo es cuestión de rápidamente dar la vuelta al recipiente para depositarlo en el puchero. ¡No hay que quedarse mirando el puchero fijamente porque provoca vómito, lo aviso, lo aviso!

 

-¡Por los clavos de Cristo que es increíble que algo tan simple como abrir una lata y verter su contenido se convierta en un simulacro de guerra química en la Academia Siria de Destrucción Masiva con asesoramiento ruso, profesor! ¡Increíble!

 

-¡Refalfies! ¡Refalfies de consumidor mal acostumbrado, Skizo´s! Bien, yo recomiendo coger las tijeras y trocear los callos según están en la lata antes de verterlos. Cuanto más pequeño sea el callo más placer obtendremos como consumidores. No se notan en el paladar las rugosidades estomacales del vacuno, las patas de cerdo con uñeros o el chorizo. Afortunadamente la producción industrial de callos en la UE logra una amalgama digerible sin ser indigesta y que nos permite paladear el placer de comer unos buenos callos...

 

-Aunque sea cualquier cosa menos los callos naturales naturales...

 

-¡Ya he dicho muchas veces ante sus refalfies de consumidor mal acostumbrado que si se compra algo como callos en lata, se pagan como callos y saben a callos, estamos comiendo callos! Para calentarlos fuego lento y añadir una guindilla al menos, revolver de vez en cuando hasta que la cosa anaranjada se haya disuelto formando un apetitoso, espeso y contundente caldo y servir, arte éste que consiste en verter los callos encima del complemento ya sea patatas o garbanzos. Por último comer calientes porque según enfría, sin llegar a chuchurrirse como otros productos al enfriar, su textura se vuelve gelatinosa, la salsa un grumo y el vómito puede ser inevitable, pero por lo demás están sencillamente cojonudos Skizo´s, cojonudos.

 

-¡Echo esch chierto porque chalientches eschán que che chagas pecho al enfchriar se quedcha cholificado enytchre los dienchtes, proefchor, se pegchan...! ¡Percho che pecghan de chojchonesch!

lunes, 13 de marzo de 2017

 

Manual del Buen Comer: Fabada de lata

 

Traemos hoy a MBC otro básico del laterío, tanto en época de crisis económica como de bonanza, que siempre probamos una vez en la vida, nada menos que la fabada asturiana de lata donde la oferta es variada e inevitablemente cualquier ciudadano o ciudadana de Asturias nos dirá que eso es cualquier cosa menos fabada asturiana...
 

-Hay multitud de ofertas de fabada en lata profesor...

 

-Es que la fabada en lata junto con la lata de bonito, o atún al que dedicaré un capítulo aparte, es un básico de la gastronomía; universitarios en comuna, soldadesca de reemplazo, jovenzuelos fuera del hogar, jubilados y pensionistas en general, amas de casa y consumidores venidos a menos aparentando ser más socialmente, todos y todas consumimos alguna vez al año una fabada de lata. Precios hay tantos como ofertas pero nos hemos decantado por el producto Campanal y su gama de `Fabada Asturiana Especial con fabes seleccionadas¨ por su relación sabor-satisfacción que, lógicamente, la hace más cara que sus competidoras. Pero por módicos precios se puede degustar una fabada de lata, tanto de marcas comerciales como marcas blancas que en realidad son las mismas que las primeras sólo que con el nombre de la superficie comercial.

 

-Lo cierto profesor es que la foto del embalaje es sugestiva y apetitosa...

 

-Las latas entran por todos los sentidos siendo el de la vista el primero. Las fotos, alardes de manual de publicidad llevadas a la práctica, siempre son atractivas y predisponen a la ingesta amén de atrapar al consumidor. Si nos fiamos por las fotos de los embalajes, Skizo´s, todas son apetitosas. En este caso se ve una buena iluminación que resalta el calibre de la faba u alubia con apetitosos trozos cárnicos como el tocino, jamón y una morcilla al fondo. Además es un embalaje con cantidad de información que nos puede servir de alegre preludio lector a su ingesta y con cocinero recomendando el plato, lo cual supuestamente, y no hay motivos para dudar de ello, hace que el producto haya sido supervisado y tenga unos mínimos de calidad en los ingredientes. Comida, lectura y magisterio de un profesional, es un producto completo que supera con creces la satisfacción potencial al consumidor.

 

-La verdad es que por poco más de tres euros conocemos a un cocinero de postín, al menos su foto, comemos y luego podemos evacuar leyendo el embalaje... ¡Sólo faltaría una gaita y un tambor para dar ambientillo!

 

-¡Jajajajajaja! ¡Es usted un cachondo, Skizo´s, un cachondo! Mire, las latas deben cumplir un requisito como es que no den asco que nos impidan repetir en otra ocasión. La fabada en lata es un recurso muy manido y casi básico como dije anteriormente. Cualquier lata de las comparadas resiste una segunda o sucesivas ingestas, pero la lata de fabada requiere que además sea algo especial y la base de ello es el acompañamiento cárnico y es ahí donde fallan muchas de las ofertas en el mercado: que la abrimos y vemos restos de algo orgánico que encima cuando se van a comer da la impresión de que somos carroñeros de sepultura. La elegida contiene elementos cárnicos no muy desagradables a la vista, inocuos al olfato y una vez calentado tienen el mínimo exigible para no ir corriendo a vomitar o tener una digestión a base de subidas de ácido gástrico hasta el paladar. Lo demás son prejuicios, zarandajas de consumidor mal acostumbrado y refalfies... ¡Muchos refalfies!

 

-Pasemos pues a su preparación, profesor, bite.

 

-Lo ideal es abrir la lata entre veinte o treinta minutos previos a su cocción, ésta ha de realizarse a fuego mínimo durante el tiempo que los pegotes de grasa semi solidificados se disuelven, vigilar a sí mismo los ingredientes cárnicos porque aunque la alubia esté caliente si el llamado compango está frío, es decir que los trozos cárnicos no estén calientes, será inevitable sentir náuseas a la ingesta. El caldo debe hervir, se apaga el fuego y se deja reposar cinco minutos o menos con la olla tapada.

 

-Desde luego al cocer huele a fabada y a la vista calentita parece fabada, pero ese pegote blanquecino que se supone tocino, parece grasa de camello tunecino, profesor...

 

-¡Refalfies! ¡Refalfies de consumidor mal acostumbrado, refalfies! ¡El chorizo puede meterse en pan y tenemos bocado de segundo plato, la morcilla es completamente comestible y sólo el tocino defrauda respecto a la foto! ¡Si lo pagamos por fabada, huele a fabada y se come como fabada, es que es fabada! Eso sí, hay que comer nada más servir ya que si enfría gana en acidez y la grasa poco apetitosa. Es un alimento básico en estos tiempos y es recomendada por miembros de las FFAA de otros países y comer rancho de vez en cuando es no sólo sano sino nutritivo.

 

-Y el calibre de las fabes es grande, aunque para leer en el váter el embalaje se precisen gafas y estabilidad de inodoro, que pena que no traiga una tipa en bikini o así, de forma que de paso se alivia uno, profesor...

jueves, 23 de febrero de 2017

 

Manual del Buen Comer: Sopa de sobre

 
Si en el primer artículo tratábamos del comer de un clásico de la repostería industrial, dedicamos el segundo a otro clásico y un básico imprescindible en la despensa en estos tiempos de crisis recesiva o recesión crítica: la sopa de pollo con fideos.
 
-Estamos, querido profesor, ante uno de esos alimentos de siempre del que siempre renegamos en público pero consumimos en privado...
 
-Pese a ser un clásico de la despensa, como usted muy bien apunta, se trata de un alimento con muy mala fama. No podemos negar que el glutamato de las primeras recetas de sopa de pollo con fideos de sobre, no puede negarse reitero, provocaba al aparato digestivo una descompresión intestinal de líquida textura en su evacuación, pero olvidamos que estamos ante un alimento base de las misiones de la NASA. Como todo, requiere de un toque personal, podemos cocer un huevo y una zanahoria o carne incluso si se es pudiente, pero para la ciudadanía en paro la sopa de pollo con fideos de sobre no sólo es un manjar al alcance de nuestra mermada capacidad adquisitiva sino una fuente de nutrientes, sales y proteínas sin olvidar que además de en las misiones espaciales se sirve este alimento en dependencias y establecimientos militares amén de comedores sociales o envíos de alimentos a zonas catastróficas por citar ejemplos clásicos.
 
-Eso de los ingredientes llama la atención porque en el alimento seleccionado, de muestra y ejemplo, figura entre otras cosas que contiene carne de pollo en polvo, que es muy espacial, y maltodextrina que suena a droga de laboratorio nazi para mantener despiertas y combativas a las fuerzas de asalto de las SS, profesor.
 
-Refalfies! ¡Refalfies de consumidor mal acostumbrado, Skizo´s, refalfies! Esto de la maltodextrina es como la penicilina: si acaba en -ina no puede ser nocivo. Es un alimento al que se le ha extraído la humedad y lo del pollo en polvo no descarto que sea una fina ironía de la casa porque es evidente que un trozo de pollo no entra en el sobre de sopa. Esto es como ir a confesar, podemos ponernos tikismikis con el confesor que nos toca o disfrutar del acto de la confesión. Al final siempre puede consolarse el consumidor pensando que lo que no mata engorda, pero desde un punto de vista nutricional la sopa de sobre no tiene tacha.
 
-Bien, pasemos al producto: sopa de pollo con fideos finos de la casa Maggi.
 
-En esto de las sopas de sobre suele el consumidor ser muy leal y en este caso seleccioné una terna de tres marcas clásicas en nuestra memoria consumista como son Maggi, Knorr y Gallina Blanca. Las tres son similares pero he atendido a razones de relación precio-satisfacción. Es un formato estándar de presentación en sobre y 82g de peso declarado. Las elaboración es sencilla y basta seguir las instrucciones. Yo sugiero añadir un huevo ya sea en yema cruda o cocido, alguna zanahoria y unas gotas de salsa de tabasco. El sobre nos da para dos platos contundentes pero podemos graduar la cantidad de agua ya que abundante resulta caldosa y roñosa queda pastosa, pero ya les digo que tienen para dos platos aunque recalentada quede bastante chuchurría.
 
-¿Queda como en la foto?
-Es una pregunta trampa casi, Skizo´s, pero necesaria. Sólo puedo decir que si vamos a pagar y pagamos por comer hamburguesas sin saber qué comemos, bien podemos confiar en un alimento procesado con todas las garantías y que ademas preparamos nosotros. Mire lo que cuenta una hamburguesa y lo que cuesta un sobre y verá que se puede confiar aunque en el plato, ya no digo en la sopera, ni se ven fideos flotando, pero están, ni esos apetitosos tropiezos que se aprecian en la foto, pero tampoco la hamburguesa nos la sirve la tía buena de la publicidad y permitimos que un tardo adolescente lleno de espinillas y greñas nos la procese... Son sólo refalfies de consumidores mal acostumbrados.
 
-Lo curioso es que huele a sopa, sabe a sopa y se come como sopa aunque sepamos que no es sopa...¡Uy! ¡Páseme el tintorro profesor que creo que he pillado un hueso y no en polvo precisamente, oiga!

jueves, 26 de enero de 2017

 

Restaurante La Boquería

C/ San Luís 5, bajo – Gijón – Spain
 

Nos habían hablado mucho y bien del menú del establecimiento que traemos hoy para empezar el año en la sección y el equipo de cata gastronómica nos dejamos llevar de la mano a probar un sitio que se está ganando un puesto entre las opciones para elegir comer un menú del día en la ciudad de Gijón gracias al boca a boca, el mejor medio publicitario ya que está basado en la experiencia y no en la publicidad y algo tiene un establecimiento cuando está en boca de todos como sitio recomendable.
 
En el centro de la ciudad y con aparcamiento subterráneo en la acera de enfrente, el tener que ir a pata o en vehículo no sirve de excusa para no hacerlo ya que ambas opciones son factibles. Lugar coqueto y local acogedor de pequeño comedor pero a rebosar, luminoso, pulcro y un atento y agradable servicio de atención en las mesas. Menú diario, menú especial y carta forman un triunvirato perfecto a la hora de escoger, un sitio para el menú diario pero donde puede llevarse por semana tanto a familiares como amistades ya que les sorprenderá gratamente y sin que os esquilmen el bolsillo puesto que la relación calidad precio es inmejorable.

 

Se compone el menú de un entrante, primer y segundo plato amén del postre y un vino que os aseguro que resulta grato al paladar y no desentona con la satisfacción que produce el menú. De entrante una crema de espárragos con torreznos aunque sólo cabe uno en el recipiente y nada que objetar a la crema, tal vez un exceso de sal, pero digna entrada a la ingesta del resto del menú y que además en días de invierno se agradece para entonar el estómago.
 
De primero un revuelto, plato ofertado en casi la totalidad de establecimientos con menú del día pero que puede provocar una decepción. Destacamos la presentación digna de restaurante de postín y el equilibrio de sabores así como la generosidad de ingredientes, sencillamente exquisito y una grata sorpresa. De segundo unos escalopines con crema de pimientos sin que la carne fuera correuda o excesivamente nervuda, cosa que suele ocurrir con más frecuencia de la deseada en los menús del día donde sirven en cantidad con generosidad de cartílago, textura al mascado de suela de zapato y dura de cortar pese al cuchillo afilado. Bien los escalopines y bien la crema de pimientos que si peca de algo es de generosidad y saturación a la vista.

 

De postre un tocino de cielo que estaba delicioso y fue un digno colofón a una sorpresa gastronómica y económica en uno de esos sitios que oyes recomendar y que una vez los visitas no puedes dejar de recomendarlo a su vez. Elegante, limpio y amabilidad con profesionalidad por parte del personal, no se puede pedir más por diez aurelios y quedas bien tanto desde un punto de vista personal como de paganini a la hora de convidar. No dejéis pasar la oportunidad de que si visitáis la ciudad, ya sea en crucero, caravana o vehículo particular o por motivos deportivos, aprovechar para comer y fartucaros en La Boquería, uno de esos restaurantes a descubrir y quedar como un sibarita.

sábado, 26 de noviembre de 2016

 

Manual del Buen Comer: Tigretones

 

Parece que la crisis recesiva aún tiene cuerda para rato y se hacía necesario ahondar aún más en el arte de comer, de aprovechar al máximo las carencias convirtiendo éstas en virtud. Al menos así lo describe nuestro asesor en estos temas, nuestro querido profesor T. A. Rambaina que nos propone, para abrir boca de este nuevo apartado, un alimento cuando menos curioso: Tigretón.

 

-¿Por qué un Manual del Buen Comer, Profesor, ein?

 

-La persistencia de las carencias económicas obligan a que aprovechemos los alimentos hasta esas migajas que antes producíamos y que ahora se hacen vitales en la dieta para mantener unos mínimos de nutrientes necesarios. No se trata de ir cogiendo las migajas que se nos caen al mascar, para nada Skizo´s, para nada. Si ya sabemos hacer menús críticos para una crisis, ahora se trata de no gastar, de no perder sensaciones placenteras inherentes a la gastronomía y finalmente el factor psicológico, fuente de bienestar general, donde sin estafar al estómago sí que engañamos a la mente condicionada por el consumismo a estar refalfiada.

 

-¿Se trata en sumar de no tirar migas?

 

-¡Jajajajajaj! ¡Es usted un cachondo mental, Skizo´s, un cachondo! Se trata de un método científico que ilustraré de forma que se entienda o al menos voy a intentarlo. Resumiendo se trata de aprender pautas de mascado basada en el número de masticaciones. Dicho así y traducido al cristiano se trata de prolongar el mascado lo cual desde un punto de vista fisiológico se traduce en una mejor masticación prolongando el tiempo de la misma de forma que el cerebro reciba las señales de que se está saciando el apetito, predispone a una digestión natural y una defecación satisfactoria, todo ello sin gastar más, sin renunciar a nada y sin sentirnos más mierdas por el azote de la crisis en nuestro presupuesto alimenticio, Skizo´s.

 

-¿Tigretón?

 

¡Refalfies! ¡Refalfies de consumidor mal acostumbrado! ¡La bollería industrial forma parte de nuestra dieta desde 1945 en adelante! ¡Mire Skizo´s, aquí se trata de proteger la dieta tradicional de la era del consumismo!¡Podría ponerme interesante con propuestas vanguardistas a base de caros productos ecológicos y fuera de toda duda industrial! ¡Pero nadie se para a pensar, a meditar durante un triste segundo de sus vidas, en que si nos hemos criado, crecido y desarrollado con dieta a base de bollería industrial y alimentos procesados industrialmente, resulta contraproducente cambiar en la edad adulta a alimentos sanos y que fomentan el desarrollo sostenible! ¡Somos adictos a la bollería y el procesamiento industrial de los alimentos que forman parte de nuestra dieta!

 

-¡Bueeeno, vaaaale! Pero sigo sin ver el Tigretón como elemento de su manual, profesor, dicho sea con todo el respeto hacia su persona y su sapiencia sin menoscabo del espíritu crítico...

 

-La idea es que si la semana tiene siete días, en al menos un par de ellos podamos afrontar la crisis que se agudiza en el presupuesto de la compra. El Tigretón es el alimento ideal para empezar a aplicar el Manual del Buen Comer. Nutrientes, grasas incluyendo polisaturadas, el placer del dulce que nos hace salivar favoreciendo la posterior digestión y por último, pero no menos importante, el precio del formato donde por poco más de un euro disponemos de tres unidades que nos dan para tres semanas, siempre y cuando de los días de Manual sólo consumamos una unidad a la semana. La mayor dificultad para el comensal es no caer en la glotonería repitiendo en la semana o dejarse llevar por la lujuria adictiva de sus ingredientes que nos harían, cual zombi, devorar el pack de una sentada, por supuesto.

 

-Bien, pasemos a ver la recomendación del manual para comer un Tigretón y que nos sirva de sustento un día sustituyendo las tres comidas por una sola, profesor.

 

-Fíjese que el Tigretón es un pastelito enrollado sobre sí mismo lo que nos permite mordisquear capa por capa. Generalmente en tres o cuatro bocados se despacha su ingesta. Debemos masticar cada trocito un mínimo de dos minutos es ir despacio capa por capa. En total, calculando los mordiscos capa por capa y saboreando durante el mascado, nos da casi media hora con lo cual el cerebro interpreta que estamos saciándonos y manda señales
  al aparato digestivo para empezar el proceso ídem. Pos supuesto se puede acompañar, dado el poco gasto que se hace, en comprar una botella de tintorro o de sidra con lo cual caeremos en un estado de modorra que hará que nos pasen las horas improductivas, debido al paro laboral, cómodamente tumbados en el sofá, sillón o cama. Como puede apreciar es una inversión de un euro sumamente rentable, Skizo´s.
 

 

-Pues aparte de quedarme el dentado lleno de grumos del jodido pastelito, tengo un dolor en la quijada, de mascar, que se me ha quitado el hambre y todo... ¡Qué cosas!

 

-¡Refalfies! ¡Refalfies de consumidor mal acostumbrado!

martes, 25 de octubre de 2016

 

POSTRES ECONÓMICOS

 

Hay un dicho que afirma que un buen postre puede mejorar una mala comida pero una buena comida no mejora un mal postre. Desde luego los fartones lo pensamos porque los postres siempre han de ser apetitosos, pero en estos tiempos, de crisis recesiva o recesión crítica, tal vez disponemos de más tiempo libre de trabajo pero indispuestos a la hora de abonar recibos de la luz por usar el horno ni presupuesto para gastar en harinas, cremas y azúcar como en la época de vacas gordas...

 

-Estimado profesor, ¿postre casero o postre industrial?

 

-Por desgracia la bondad del postre casero está condicionado y queda relegado a un segundo término a la cruda realidad de los bolsillos de los Juan y Juanita Manzanas que apenas disponen de pecunio para afrontar los gastos ineludibles y las compras básicas. Apuntaba usted en la introducción que se dispone de más tiempo libre de trabajo pero he de insistir una vez más en que el espíritu de la sección es satisfacer los apetitos del estómago y que satisfaga la psique. Puesto que no podemos hacer postres caseros por su costo, aprovechemos el tiempo para deambular por las superficies comerciales de comestibles. Aunamos ejercicio físico con aparentar que consumimos , lo primero bueno para nuestro organismo y los segundo bueno para nuestro psiquismo, Skizo´s.

 

-Hemos de aclarar a los lectores y lectoras que la cata se ha realizado a un variopinto grupo de productos que nos venden como postre y hemos seleccionado cinco sin atender a la superficie comercial aunque resulta ineludible citarlas por su nombre, aunque sorprende que de los cinco productos, cuatro sean de la misma, profesor.

 

-Los criterios han sido de relación satisfacción-pragmatismo, no voy a citar un producto inferior a otro sólo porque pertenece a la misma superficie que otros de la lista, sería engañar a los lectores y lectoras amén de que el Lidl me queda más ceca de casa. Pero dejando nimiedades y refalfies de consumidores mal acostumbrados, he hecho cinco grupos: básico, normal, extraordinario, derrochador y de lujo. Empezamos por el básico con yogur de marca MERCADONA en este caso de sabor a fresa, pruebe, Skizo´s, pruebe...

 

-¡A ver, a ver...! Es curioso profesor que viene envasado como yogur, tiene apariencia de yogur, se paga como yogur y sin embargo no sabe a yogur... ¡De hecho no sabe a nada!

 

-En este caso típico de consumidor paupérrimo en presupuesto para postres prima la esencia, es decir, ingerir comida que si bien insípida como es el caso, aporta al organismo los nutrientes necesarios. Es el típico postre que hay que tomar trabajando la imaginación para imaginar que sabe al sabor pero por otra parte permite la ventaja de poder escoger todos los sabores sin dejarnos llevar por fobias gustativas.

 

-Pasemos pues a la categoría de normal...

 

-Es un clásico de la sección: el yogurtado del Lidl en envases de 500g. Un formato que nos permite dosificar e incluso hacer frente a imprevistas visitas. Su relación satisfacción-precio es plena y la fartura es tal si el estómago llena, objetivo que cumple al poder consumirse como dos menús a la semana sin más acompañamiento. Es ideal para creyentes de cualquier credo que exija modestia en el masticar o ayunos. Consumido totalmente sacia y servido en dosis el bolsillo no rasca. Lo considero fundamental en toda dieta con presupuesto condicionado por la crisis, Skizo´s, fundamental sin lugar a dudas.

 

-¡Vaya si es de clase extraordinaria éste que sigue: cazoleta de plástico imitando a la de barro como continente y un apetitoso postre como contenido, profesor!

 

-Este es de esos postres que se anuncia al servir y ya predispone a la ingesta sin condicionamientos: crema catalana del Lidl. Requiere del elemento humano para su preparación lo cual siempre nos traerá gratos recuerdos de escenas en la cocina mientras los mayores cocinaban y mirábamos con curiosidad y fascinación los postres que iban tomando forma. El único requisito es tener cierta pericia en abrir sobres de azúcar caramelizado, experiencia en poder abrirlo de forma que más de la mitad del contenido no nos quede dentro y finalmente talento para esparcir el mismo por toda la superficie de forma homogénea. Es ideal para farturas con comensales cenutrios sobre política para ofrecérselo y que tras ingerirlo y mostrar su satisfacción con halagos, espetarle que es producto catalán. Para sensibles de estas cosas, podemos decir la verdad: es una natilla universal aderezada de azúcar caramelizado.

 

-¡Pues está cojonuda, profesor, cojonuda! ¿Siguiente?

 

-Al menos una vez al año nos gusta ser derrochadores o permitirnos un capricho. Útil si tenemos damisela como compañera de mesa, los machos alfa somos más bastos en ese sentido referente a los postres, ya que es un postre con las mejores cualidades de los postes industriales: el yogur Oikos de Danone sabor mediterráneo. Aquí pagamos el lujo de consumir un griego con marca de pedigrí y se cumple la máxima de que no sabemos de qué lo hacen pero está buenísimo. Note el efecto óptico del color de la esencia mediterránea que nos produce la misma fascinación y el mismo efecto óptico adictivo que cuando de escolares descubríamos el rotulador de verde fosforito...

 

-¡Más! ¡Quiero otro profesor! ¡Esto es pecado!

 

-¡Jajajajajajaja! ¡Es usted un cachondo, Skizo´s, un cachondo! Está muy bueno pero el precio es superior a los presupuestos que manejamos en la sección. Piense Skizo´s que por el precio de dos yogures griegos pueden comprarse casi un kilo de yogurtado del Lidl, pero si París bien vale una misa, a una damisela seducir, por una vez , el bolsillo se lo puede permitir. Pero hay que advertir que se devora en un santiamén y el agujero en el presupuesto se nota...

 

-¡Tiramisú de último!

 

-Lo he dejado como de lujo aunque alguna lectora podría decirme que tanto el anterior como éste podrían intercambiarse los puestos, de hecho el tiramisú del Lidl en formato de dos unidades que he seleccionado es más caro que el yogur griego de Danone, pero tiene a su favor ser relativamente una novedad. Una capa de cacao espolvoreando otra contundente de nata y el mullido colchón de una base abizcochada y esencias de licor. Si bien en una primera toma las dos capas primeras pueden dar algo de repelús, al llegar a la tercera nuestras papilas gustativas comienzan a segregar saliva de satisfacción, quedamos con ganas de devorar otro y se cumple la máxima de que sin duda deben contener alguna sustancia adictiva, tal es la apetencia de seguir comiendo hasta saciarnos.

 

-Pues buenos postres a buenos precios que oscilan entre unos pocos céntimos de aurelio a un aurelio, que todo mal día debe tener al menos un buen final como un menú, por económico que sea, debe terminar con un buen postre.

jueves, 11 de agosto de 2016

 

Con la colaboración del profesor T. A. Rambaina
en exclusiva para The Adversiter Chronicle

 

Menú de base ocular y postre clásico para pasar agosto

 

Estamos en pleno agosto, en pleno verano, y se quiera o no siempre se acaba saliendo de farra, de feria, de fiestas rurales, de playa o simplemente de excursión con lo cual tenemos unos gastos extras inevitables pero hay que seguir comiendo, lejos de la clase pudiente que puede permitirse un plato del día, quienes sufrimos la crisis económica necesitamos en estas fechas platos que siendo económicos nos aporten lo necesario e imprescindible para seguir bregando un día más...

 

-Bueno estimado profesor, veo por el nombre de o cular que se refiere a rico embutido gallego y postre tipo tarta de manzana casera o similar repostería...

 

-No entiendo Skizo´s... ¿A qué se refiere?

 

-Pues o cular... El cular... El famoso embutido de...

 

-¡Jajajajajaja! ¡Es usted un cachondo Skizo´s! Ocular referido al ojo puesto que la propuesta para este menú tiene como base la zanahoria, umbelífera del orden de las umbeliflorales y de la que podemos encontrar tres tipos en los establecimientos: rojas cortas, rojas semilargas y rojas largas. A las propiedades saludables de toda hortaliza se le suma sus beneficios a la vista que castigamos en época veraniega bien por exposición al sol o por usar gafas de los chinos para aparentar poder adquisitivo.

 

-¡Vamos, una bolsa de zanahorias del Lidl...!

 

-¡Refalfies, refalfies de consumidor mal acostumbrado! Una zanahoria al día al cuerpo tonifica y proporciona alegría. Además la bolsa nos da para varios días por un irrisorio precio. Bien, utilizando la base que llamo ocular se complementa con los clásicos que ya hemos traído en anteriores menús: piña enlatada, gusanitos o incluso patatitas fritas. Se trata en suma de alegrar el plato al gusto de cada uno. Salvo la piña que viene en latas de cuatro rodajas, el resto de complementos viene en cantidades suficientes para parios días antes de que se chuchurríen en demasía. Y por supuesto el aumento de lorzas es inexistente y se puede complementar a su vez con algún pincho que arranquemos a un paganini que nos invite a vermú o café.

 

-¡Esto es como los sueldos de 400€ que debe complementarse con otros ingresos, en este caso gorroneando pinchos en terrazas o galletitas de esas que dan con el café, estimado profesor!

 

-¡Refalfies! ¡Refalfies de consumidor mal acostumbrado! ¡Lo que se han de comer las palomas o las gaviotas, cuando no ambas, en las sobras de la terraza de los chiringuitos que se lo coman los humanos! Nos hemos vuelto, con el consumismo gastronómico muy comodones, Skizo´s, muy comodones. Pero pasemos al postre, aunque antes quiero decir que además hacemos un favor a los establecimientos hosteleros al evitar que les caguen las mesas y sillas las palomas o gaviotas, eso sí, evitando que nos vean muy descaradamente y suframos la ira del dueño del establecimiento cuando no de las propias autoridades policiales, pero pasemos al postre clásico, que también da para varios menús...

 

-¡Ahí profesor, ahí! ¡A lo contundente, que tras evitar picotazos y cagadas de palomas y gaviotas, cuando no ambas como usted muy bien apunta, las hostias del camarero y correr delante de la policía, siempre requiere un postre que además de dulce y apetitoso aporte calorías... ¿Tarta de la abuela? ¿Charlota o tiramisú? ¿Picatostes incluso, ein?

 

-El clásico Tigretón.

 

-¿Perdón? ¿Un Tigretón? ¡Un jodido pastelito de Tigretón! Será coña, supongo...

 

-Se ha puesto de moda en los últimos años transmitir una imagen negativa de la repostería industrial tradicional. Los Tigretones llevan generaciones entre nosotros y se ha ingerido por la infancia casi desde hace cincuenta años, sus posibles efectos negativos para el organismo ya son irremediables de haberlos, que nadie lo duda y, por otra parte, compartir con nuestros hijos, sobrinos y nietos este tipo de repostería industrial sustituye las entrañables veladas con postres hechos por la abuela.
 El pastelito además se partirá en porciones para no aumentar las lorzas y soporta bien el deterioro en el frigorífico. Una nota dulce en suma para un menú austero pero nutriente que nos sale por un módico precio y considerando que todos los ingredientes vienen en dosis para varios días, salvo que seamos glotones, claro.
Pero veamos el coste básico con base ocular, complemento de gusanitos y postre clásico:

 

-Bolsa de zanahorias: 0,69€

-” “ “ gusanitos: 0,90€
-Tigretón, pack de 3: 1€
 -TOTAL-: 2,59€
 

-En fin, todo sea por disfrutar el verano que si queremos montar en la noria, ahorremos comiendo zanahoria...

sábado, 9 de julio de 2016

 

DÓNDE BUEN COMER DURANTE LA SEMANA NEGRA

 

SIDRERÍA EL ALLERANU DE FITO
Calle Cienfuegos 32, Gijón 33204 – Spain
 

Se celebra una edición más de una cita ineludible del verano en el norte de España como es la Semana Negra de Gijón, evento festivo cultural que supone un incentivo para visitar la cornisa cantábrica aprovechando San Fermín o el Camino de Santiago para recorrer las regiones norteñas.

Hoy nos detenemos en Gijón y se trataba de recomendar un sitio solvente para el equipo de cata gastronómica y que hiciera honor a las loas que le dedicamos dese un punto de vista fartón y nos decidimos finalmente por la sidrería El Alleranu, ahora de Fito.
 

Por un lado sus precios competitivos tanto en semana como findes, por otro la calidad de los platos y la maestría en su preparación para finalizar los motivos de recomendar el establecimiento por su ambiente clásico de local asturiano con idiosincrasia, y cultura, propias y exclusiva de la región: una sidrería, limpia y pulcra como mandan los cánones pero con ese ambiente y ese aire de chigre que se complementa según pasan las horas en restaurante, ya sea en el comedor o en el área de la barra. Supone en suma que el visitante foráneo se lleve una buena impresión y a la vez amortice el dinero que se gasta en comer o cenar durante las vacaciones.

 

Acudimos un martes, menú a 8,50€, con tres platos y cada uno con dos opciones. De primero sopa, que aunque no parezca entrar con calores si os pilla un día fresco como dicen por aquí, entra bien y entona el estómago y el paladar puesto que está correcta y superior a otras servidas por semana en los menús del día.

 

De segundo nos pudo la gula y la atractiva oferta de espagueti con gulas y gambas, pese a tener fideos de previo, pero nos picó la curiosidad y hemos de confesar que están deliciosos, de textura y sabor perfectos. Regado con la consabida gaseosa y vino de la casa, supuso una agradable sorpresa y es un plato que los retoños probarán y devorarán sin reticencias. Añadir que tanto la ración de sopa como de espagueti es generosa para repetir como buenos fartones...

 

De tercero merluza a la romana acompañada de patatas fritas. El único pero que se le puede poner es que sean patatas y no ensalada el acompañamiento puesto que pensamos que la merluza con patatas fritas no cuadra mucho, pero es sólo objeción personal del equipo de cata gastronómica. De postre, entre una variedad de los mismos, elegimos charlota que estaba deliciosa lejos de ese producto industrial que suelen meter en algunos garitos como postre.

 

Así que si pasáis por Gijón durante esta Semana Negra y queréis comer o cenar de manera que os sintáis además de satisfechos los reyes del mambo por comer como fartones y no pagar primadas, no dejéis de visitar la sidrería El Alleranu de Fito, trato exquisito, ambiente de asturianía pero la calidad de la ciudad, céntrico y acogedor el local y sensación de no haber regalado o tirado el dinero por comer tarde, mal y nunca y pecar de guiris, un buen recuerdo para unas buenas vacaciones gastronómicamente hablando.

martes, 19 de abril de 2016

 

Con la colaboración del profesor T. A. Rambaina
en exclusiva para The Adversiter Chronicle

 

Menú de ofertas de base estadounidense, aromas de la huerta murciana y esencia asturiana

 

Dentro del espíritu de la sección, he querido aprovechar la variada oferta de las superficies comerciales para, gastando euro y medio más, tengamos para varios días a la vez que se aportan los nutrientes y vitaminas esenciales para aguantar la cola del paro, trabajos que no dan para comer y apenas calentarse por no hablar de las virtudes digestivas que nos evitarán estrés por comidas copiosas o comida basura, ya sea sacada del contenedor o a punto de caducar.

 

-¡Desde luego, querido profesor, el nombre del menú que nos propone en esta ocasión hace la mente divagar y las glándulas salivares salivar pensando en pavo trufado de Acción de Gracias, un contundente plato de Chato Murciano y un arroz con leche, delicioso postre de la gastronomía asturiana donde todo combinado mantiene la tradición hispana de dos continentes hermanados tanto por la historia y la cultura como, gracias a este plato, también la gastronomía, profesor, también la gastronomía.

 

-Bien, me alegro que provoque esa sensación, ya saciadora antes de la ingesta como siempre digo, que es lo que persigue el título de los menús propuestos, y como siempre y ya es norma, las cantidades que se compran gracias a la oferta nos hace pasearnos por las calles con bolsas que dan apariencia de buen comer y mejor gastar, terapia psicológica clásica del carácter hispano que se remonta a los hidalgos con palillo en la boca y cuello de camisa sin camisa y con jubón, Skizo´s.
 

-¡Redios, déjese de preámbulos y vaya al grano, al plato en este caso, Bite!

 

-Comenzamos con la base estadounidense que se presenta en oferta de ocho unidades pagando sólo seis. La ventaja de esta base es que si se tienen lorzas se puede ingerir sólo la mitad y las dosis dan para el doble de ocasiones, prácticamente solucionamos la base de nuestro menú para una quincena con el consiguiente ahorro para nuestro bolsillo. Gracias a la oferta podemos adquirir producto original sin caer en las marcas blancas que si bien apetitosas a la cartera resultan decepcionantes al paladar.

 

-¿Un Donuts, ein? ¿La base es un jodido y puto Donuts, profesor?

 

-Y puede ingerirse la mitad como ya he dicho si se tienen lorzas, pero esos reparos por su parte sólo son refalfies de consumidor mal acostumbrado, Skizo´s. El Donuts aporta las suficientes calorías para pasear hasta el paro, acudir a entrevistas que no dejan entrever nada y por supuesto para deportistas de sofá. El aroma de la huerta murciana es posible para aprovechar la oferta de Pimientos Martínez donde se oferta un pack de cuatro a casi la mitad de precio. Al igual que la base puede trocearse al gusto y se conservan para ingestas en las siguientes 48 horas tras la apertura de la lata en la nevera antes de que se chuchurríen y les salgan bolitas blancas tirando a verdosas con pelillos.

 

-Supongo profesor que la esencia asturiana será queso cabrales caducado, que no se puede comer pero esencia de aroma suelta, así salimos corriendo y al mover las tripas facilitamos la expulsión de tal fartura de potentado...

 

-¡Jajajajajaja, Skizo´s, es usted un cachondo mental, jajajaja! ¡Refalfies, reflafies de consumidor mal acostumbrado! En esta ocasión aprovechamos la oferta de sidra asturiana que al ingerirla como bebida aumenta la saciedad y al cuarto vaso las habilidades cognitivas se aletargan induciendo a la modorra de tal forma que al despertar han pasado tres o cuatro horas y no se siente que el día se desperdicia, sensación que en época de crisis económica aumenta el estrés...

 

-¡No te jode, profesor, no te jode! ¡Un mísero Donuts y un pimiento de lata regado con una botella de sidra asturiana te provoca tal pedo y sopor que no te enteras del paso del tiempo! ¡Eso es matar el hambre a base de colocón de sidra asturiana! ¡Esto no es un menú de jodida base estadounidense, ni jodido aroma de la huerta murciana ni jodida esencia asturiana, es un menú panamá, redios!

 

-¡Escuche Skizo´s, no voy a consentir que insinúe que el presupuesto que The Adversiter Chronicle me otorga para realizar y probar menús que luego traigo a la sección, me lo embolso y lo llevo a cuentas en el paraíso fiscal de Panamá, no se lo voy a consentir! ¡Mi integridad está sobradamente probada!

 

-¡Yo lo que digo profesor es que este menú que nos propone es un menú pá ná má que no pasar hambre!

 

-¡Refalfies! ¡Refalfies de consumidor mal acostumbrado, Skizo´s! El caso es que por módico precio tenemos menú completo siendo los gastos los siguientes:

  • Pack de ocho Donuts pagando sólo séis: 2, 79€
  • Pack de Pimientos Martínez de cuatro: 1,35€
  • Botella de sidra asturiana natural: 1,78€
  • TOTAL: 5,92€

 

Los habituales de la sección habrán notado que gastamos casi el doble de lo que solemos presupuestar, pero reitero que el daño en el pecunio es aparente porque se amortiza de sobra con la cantidad ofertada que da para varias ingestas o todo ello como menú navideño, no deja de ser potra opción para esas fechas.

 

-¡Lo malo es que salvo la primera hay que ingerirlo a pelo salvo que se tire del vino blanco perronero para cocinar y lograr ponerse pedo! ¡Hay que tocarse los cojones con el menú de los ídem!

jueves, 10 de marzo de 2016

 

MENÚ EJECUTIVO

 

La propuesta de hoy para no frustrarnos en tiempos de crisis económica es un clásico al alcance de pocos: el menú ejecutivo. Puede que si salimos a almorzar debemos conformarnos con el menú del día pero no podrán arrebatarnos que en la intimidad de nuestros pucheros comamos como ejecutivos, como la élite de los negocios, pero con gasto de ingredientes asumibles, ese y no otro es el reto que hemos propuesto a nuestro experto en cosas culinarias el profesor T. A. Rambaina...

 

-¿Ha sido un reto difícil profesor?

 

-¡Para nada Skizo´s, absolutamente para nada! Un `menú ejecutivo´ no deja de ser un plato más cuya elaboración puede adaptarse perfectamente a nuestra mermada capacidad ya mermada de antes de disponer de pecunio para alegrías gastronómicas. Mucha leyenda del `menú ejecutivo´ se basa en la malsana envidia que provoca al común de los contribuyentes ver a tipos trajeados y encorbatados pagar el doble por lo que nosotros pagamos la mitad, es más psicológico que otra cosa.

 

-¡Ahí iba yo, querido profesor! ¡Puede que en los garitos su cartera se imponga avasalladoramente pero en nuestro hogar podemos perfectamente disfrutar de uno y sin pagar la primada que sólo pueden permitirse quienes nos ven como primos a la hora de recibir un sueldo por el trabajo realizado!

 

-Como ya es habitual, el plato es integral tanto de nombre del plato como de ingredientes. No me cansaré de repetir que un menú entra por los sentidos del olfato y la vista, predisponiendo a la ingesta y comenzando ya a saciarnos antes de probarlo, lo cual nos permite disminuir la ración con el consiguiente ahorro de dinero y de ingredientes que pueden aprovecharse para otro día, querido amigo.

 

-Vaya, cuando empieza con el rollo ese de lo psicológico siempre termina uno con hambre...

 

-¡Refalfies! ¡Refalfies de consumista mal acostumbrado! El `menú ejecutivo´ que traigo hoy mira por el consumidor y su bolsillo así como de su salud mental. De nada serviría proponer un plato fuera de los parámetros de la sección para pillar un atracón que además de perjudicar el bolsillo perjudica a los intestinos y el aparato digestivo en general... Si lectores y lectoras siguen mi recomendación tendrán la doble satisfacción de saber que comen `menú ejecutivo´ y fardar ante sus amistades de que comen `menú ejecutivo´.

 

-Bien, bien... Nada que objetar pero espero que al menos sea `ejecutivo´ y no `ejecutor´ por hambre...

 

-Su elaboración es sencilla, de bebida agua del grifo, como es habitual, que sacia la sed y nos cobran por ello así que resulta superfluo y derrochador gastar aunque sea un céntimo en bebida. De ingredientes una barra de pan asequible en cualquier supermercado de tamaño medio que al contacto con el agua en el estómago nos saciará como si hubiéramos comido un buen chuletón de buey con la ventaja de que si sobra pan puede congelarse que estará tan inmasticable como si fuera recién sacado del horno...

 

-¡Y además no hace eructar como hace la morcilla o el chorizo de cualquier primer plato a base de reconfortante puchero tipo fabada o lentejas sin olvidar los garbanzos profesor!

 

-¡Refalfies, refalfies de consumista mal acostumbrado! El ingrediente secundario es ya un clásico de la sección, gusanitos ya sean de marca blanca o de la otra, complemento perfecto tanto de sabor como desde un punto de vista digestivo. Complementa el ingrediente principal que es caña de lomo que podemos encontrar de oferta cuando quedan pocas horas para caducar la fecha de caducidad, pero actualmente la industria alimenticia garantiza la perfecta comestibilidad de productos ya caducados. Si el pan con agua nos ha saciado ya algo, el envase de aproximadamente una docena de lonchas puede permitirnos reservar la mitad para otro día o invitar a alguien sin reparar en gastos ni posterior gastritis.

 

-Y si de postre hacemos un descafeinado en sobre, podemos fantasear que además de ejecutivos somos Bárcenas...

 

-En resumen, un `menú ejecutivo´ que calme nuestra apetencia y no nos deje caer en taras mentales y espirituales como la envidia o la frustración y sus desagradables consecuencias en nuestras vidas. Así, los gastos son los siguientes:
  • Caña de lomo de oferta a punto de caducar: 1€
  • Barra de pan de supermercado: 0,75€
  • Bolsa de gusanitos (envase grande): 0,80€
TOTAL: 2,55€

 

-Lo que no entiendo es porqué un menú consistente, sin menosprecio ni menoscabo de sus propiedades beneficiosas para el bolsillo y el aparato digestivo, de hincharse de miga de pan con agua del grifo y unas lonchas de lomo caducado con gusanitos lo llama `menú ejecutivo´, profesor.
 

-Evidentemente usted no tiene en cuenta el efecto psicológico buscado que le comenté con anterioridad, Skizo´s. El menú es plenamente ejecutivo por cuanto para hacer el lomo hay que ejecutar un cerdo u gorrino como usted supongo ya sabe al igual que los lectores y lectoras de la sección, no tiene mayor misterio.

 

-Ni mayor sustancia el plato, profesor, aún a riesgo de parecer un consumista mal acostumbrado...

lunes, 25 de enero de 2016

 

BAR BEGOÑA

C/ Ave María, 11 – 33201 - Gijón, Spain
 

Hay una liturgia maravillosa para los fartones y en el mundo de las farturas consistente en descubrir por el boca a boca un lugar recomendable escondido entre las calles de la ciudad. Es el caso del establecimiento que traemos hoy y que da mucho que hablar para bien. Uno de esos sitios que no es que sea pequeño de dimensiones, que lo es, es que se queda pequeño dado el caudal de comensales que acude al mismo y que quedan con la satisfacción plena de comer bien con el menú del día, aunque tiene una carta muy apetitosa a la lectura y el bolsillo...

 

En el casco viejo de la ciudad, el popular barrio de Cimadevilla, al lado de la playa que invita a ir paseando aunque es
posible encontrar plazas de aparcamiento, pero el día era soleado y apetecía ver el mar y la playa, por no hablar de las bondades de la caminata como ejercicio físico. En nuestro caso, dada la fama de ser un lugar de gran afluencia, reservamos mesa y nos dispusimos a probar sus fogones.
 
De primero pedimos sopa de cocido, contundente por llevar sustancia y ligera como mandan los cánones del plato diario, una opción de primero que en ocasiones se salta, pero entraba bien y dejó satisfecho al equipo de cata gastronómica, escaldado de otros locales donde en ocasiones la sopa resulta insípida y similar a agua del grifo con pasta, pero supero con nota alta, dentro repito, de los cánones del menú del día.
 
De segundo escogemos ensalada, que en algunos sitios la complican con aderezos y en otros se queda rácana para las expectativas creadas, pero resultó un digno segundo, generosa de ingredientes pero sin saturar la vista y, lo cual es un arte, bien aliñada sin falta de solicitar el salero y vinagre, casi todo el mundo tiene experiencia de chascos con la ensalada y unos buenos fogones deben tener el máster de saber preparar un plato aparentemente sencillo como es una ensalada.
Por último pedimos escalopines al cabrales y sólo se puede adjetivar de perfectos dentro de los cánones, muy rica la salsa, carne tierna y patatas sin sabor a fritanga o aceitosas dentro de la nota alta como el servicio amable y atento del personal. De postre tarta de chocolate que sencillamente estaba deliciosa y sirvió de mágico fin de fartura quedando plenamente satisfechos en todos los aspectos y haciendo gala de su fama de sitio estupendo y recomendable para comer el plato del día.
 
Felicitar a la gerencia y hemos podido averiguar que en breves se verá ampliado el
espacio destinado a comedor lo cual quedó patente que era necesario ante la demanda de clientes. Un sitio estupendo para llevar amistades sin pretender impresionar o quedar como un sibarita gastronómico para luego ir a un sitio cutre de comida barata que resulta cara porque es incomible en el mejor de los casos pero aquí podréis llevar amistades y familia para una comida agradable sin que nos esquilmen el bolsillo o nos defrauden los fogones, uno de esos lugares que hay en las ciudades para descubrir y, en este caso especialmente recomendar...
Saldréis satisfechos y fartuquinos.

lunes, 2 de noviembre de 2015

 

Con la colaboración del profesor T. A. Rambaina en exclusiva para

 The Adversiter Chronicle

 

MENÚ DE TEMPORADA

 

Ya estamos en noviembre, ya hubo cambio de hora de verano a invierno y apetece comer aunque sigamos sin dinero para ello disponer...

 

-¿Qué propuesta nos trae para noviembre, profesor?

 

-Pues ya que estamos en noviembre basaremos el plato en productos típicos de la temporada ya que además hay que predisponer el aparato digestivo a los fastos y las farras gastronómicas de diciembre. Para ello salimos al campo y probaremos un plato elaborado con base de algo tan típico de esta época del año y que se encuentra fácilmente...

 

-¡Excursión! ¡Excursión! ¡Salimos a coger setas al campo...!

 

-No se excite Skizo´s, no pienso sacarle a pasear y no me refiero al campo sino a Alcampo donde podemos adquirir una lata de champiñones, ya sea en monodosis o con cantidad suficiente para varios días. Pueden cogerse laminados o enteros ya que si bien los primeros pueden repartirse equitativamente entre los comensales o para distintas monodosis, los enteros podemos servirlos ídem o trocearlos reservándonos los mejores o repartiendo con indiscreción a quien mejor o peor nos caiga sirviendo más o menos respectivamente.

 

-¿Acompañados o como complemento al ingrediente principal?

 

-Apañados, bien sea sirviéndose desde la misma lata o bien servidos en plato; y suplementario porque se comen solos sin más añadido salvo caprichos personales a gusto del comensal como pueden ser pasados por la sartén, por poner un ejemplo ilustrativo, Skizo´s.

 

-¡Ejemplo hambriento más bien, profesor! ¿Y usted dice que comerse una lata de champiñones a plato seco es nutritivo y digno?

 

-¡Refalfies! ¡Refalfies de consumidor mal acostumbrado! Los champiñones aportan nutrientes suficientes para ser plato de un día y sus virtudes abarcan que podemos comer latas hasta saciarnos que satisfagan nuestra gula. Además se trata del primer plato del menú al que sigue algo tan nutriente y de temporada como castañas con sidra dulce. Y no hable tan gratuitamente de dignidad puesto que desde tiempo inmemorial champiñones han comido desde el destripaterrones al mariscal.

-Eso ya suena mejor porque a una buena castaña siempre le precede un buen champiñón... ¿Recomienda algún método para asarlas, ein?

 

-En caso se quererlas asadas recomiendo ir al puesto de castañas de la esquina y comprar un cucurucho de ellas, pero en este caso se comen crudas porque necesitamos adaptar el estómago a digestiones copiosas e indigestas. La sidra dulce es el compañero ideal, como es típico en algunas regiones de España y parte del extranjero español. Sus virtudes emanadas de la manzana y su estado de fermentación garantizan una expulsión rápida y cómoda, Skizo´s.

 

-Si lo voy entendiendo bien el plato consiste en atiborrarse de champiñones en lata, laminados o enteros, seguido de un atracón de castañas crudas con pedo de sidra dulce y cagalera posterior...

-No sea alarmista como la OMS con las carnes procesadas industrialmente. Si toleramos consumir alimentos procesados, los cuales en su mayoría provocan diarrea, este plato es completamente natural con un mínimo procesamiento industrial y asequible a los bolsillos en crisis, que es a quien va dirigida esta sección.

 

-¿Hay postre o se va directamente al retrete?

 

-Quedamos saciados sobradamente pero un yogurtado del Lidl o un palillo son digno colofón al menú... Así que tenemos una comida sana y completa por un módico precio que desgloso a continuación:
  • Lata de champiñones, laminados o enteros, en superficie comercial: 0,52€
  • Castañas: PVP, 200gr.
  • Yogurtado del Lidl, envase de 500gr: 0,69€
  • Sidra: 1,78€
  • TOTAL: 2,47€ + PVP de las castañas
Dependiendo de la zona geográfica podríamos conseguir castañas por medio de amistades o saliendo al campo a por ellas, lo cual además de los beneficios de caminar sustituye el placer de coger setas y los champiñones nos sabrán gloria. Si no hay sidra dulce puede ser natural y le añadimos una cucharadita de azúcar. Aunque el PVP de las castañas puede engrosar el gasto, comprando la cantidad recomendada y comerlas crudas sin gasto de energía eléctrica o de gas en su elaboración compensa la posible desviación de presupuesto.

 

-Además la lata de champiñones puede reciclarse a cenicero...

lunes, 12 de octubre de 2015

 

MENÚ DOMINICAL

 

SIDRERÍA EL ALLERANU-CASA JAVI
Calle Cienfuegos 32, Gijón 33205 – Spain
 

Era buen momento el largo fin de semana para tratar y catar un menú dominical, subvariante del menú diario y a donde los fartones gustamos de ir al menos media docena de veces al año: un par para celebraciones familiares y similares, de papo porque paga otro y finalmente en plan erótico festivo para festejar a la parienta o amante...

 

Y es que aparte majaderías del bolsillo propio, rollos de familia y ensoñaciones eróticas con la festiva de la parienta, gusta el fartón o la fartona de que, aún a sabiendas de que no es la carta, esos aurelios que se pagan de más se vean amortizados en algo distinto en la pizarra semanal. Por supuesto no pedimos cubertería de la buena y mantelería de plata, todo lo contrario; lo que se busca es comer algo distinto aunque no sea diferente, sentirnos derrochadores por un instante y llegar a casa o seguir la salida de los domingos con esa sensación de bien comido, a buen precio y mejor servido...
 
Y para el establecimiento es toda una responsabilidad. Hay un mito que asegura que donde comes a diario no te gusta comer en fin de semana, lo cual es cierto a medias y por motivo distinto a repeler la mesa de diario. El parroquiano del menú del día de un local es un fiel creyente a la hora de recomendar un sitio o la típica excusa de ir a ver qué tal es. Si el local supera la prueba, resulta un placer recomendar el ir a comer al mismo, deslumbrar a nuestros invitados o compañías con el trato familiar del personal que nos atiende, sus caras al degustar y ver su mirada de asentimiento a nuestra publicidad para ir a comer allí y esa satisfacción de todo cicerone fartón que gustamos de disfrutar al menos una vez en la vida y donde comer menú del día casi se sitúa a comer de carta todos los días.

 

Elegimos un local que ya habíamos visitado este año y que nos había dejado un grato recuerdo en el paladar: Sidrería El Alleranu en el popular barrio de El Coto en Gijón. La pizarra como siempre con tres platos a elegir entre una oferta dual, otro de esos detalles dominicales donde en algunos locales la pizarra aumenta la oferta para elegir los platos; en el caso que nos ocupa se ofrecían dos alternativas a los mismos con abundancia de marisco y un tentador cochinillo al horno por quince aurelios el comensal. El equipo de cata gastronómica decidimos probar y los entremeses calientes se impusieron a la sopa de marisco, las fabes con almejas si impusieron al risotto y finalmente se probó el cochinillo al horno y la zarzuela con pescado y marisco de tercero, regado todo ello con la consabida vino y gaseosa.
El tema de los entremeses calientes es una apuesta arriesgada para el establecimiento, una decepción de primeras nos puede mal disponer para el segundo y tercero, causando una mala impresión de primeras que será la última porque juramos no volver a dignarnos a gastar nuestros aurelios para comer una cosa que nos sale más barata comprarla directamente en la sección de congelados. Pero este primero pasó la prueba dignamente sin desentonar con el cante de ir a comer menú dominical: fritos de bacalao y merluza, empanadillas y unos mini rollitos de primavera que no nos hacen sentir tales al pagar la cuenta...

 

Las fabes con almejas tenían su atractivo visual y tanto la visual como la olfativa ya predisponían a su ingesta, aceptables y dignas sin grandes pretensiones, de gusto al paladar y de buen calibre las alubias aunque sin dejar del todo satisfecho el gusto tal vez porque como la fabada suelen estar mejor al día siguiente...

 

El tercero majestuoso en la presentación del cochinillo y algo cochambrosa la de la zarzuela de marisco, tal vez porque ya saltaba la luz de aviso de fartura y el tercer plato siempre parece un hermano bastardo, acostumbrados a dos el tercero siempre parece un lunes festivo que se ve hermoso en la víspera y macabro cuando es de día. El cochinillo muy rico, de buen sabor acompañado de patatas fritas que fueron dignas escuderas de tan gran señor al paladar. La zarzuela generosa de mejillones, calamares y merluza, demasiada espina quizás, pero un magnífico colofón este tercero al segundo y al primero.

 

La oferta de postre era variada y elegimos charlota, en su punto de frío y sin sabor a refrigerador que se da en algunos garitos que se dan ínfulas de buen comer.

Recomendable menú dominical de un establecimiento que va a más y que desde que cambió de gerencia se está convirtiendo en visita obligada tanto si se quiere chigrear o comer con una buena relación calidad-precio y que al igual que en la anterior cata nos ha dejado un gran sabor de boca sin la desagradable sensación de haber pagado por un menú decepcionante cuando salir a comer un menú dominical supone un gasto extra pero que nos permitimos alguna vez al año.

sábado, 4 de julio de 2015

 

Con la colaboración del profesor T. A. Rambaina
en exclusiva para The Adversiter Chronicle

 

MENÚ con GRIEGO

 

Grecia está de moda: sus oníricas playas, cuna de la democracia y primera nación de la UE que muestra vulnerabilidad crítica ante las crisis económicas, pero también por su gastronomía y qué mejor que dedicarle un artículo gastronómico con la inestimable, que si pagable, colaboración de nuestro experto nutricionista el profesor T. A. Rambaina.

 

-¿Qué propuesta nos trae profesor?

 

-Pues algo sencillo para comprender lo complicado, que es lo que está ocurriendo con Grecia ahora mismo aunque cuando recibí el encargo resultó si no complicado sí imaginativo aunar el espíritu de la sección con el homenaje a nuestros hermanos griegos, diría compatriotas pero la UE sólo tiene de patriota las baterías de “Patriot” desplegadas para su defensa balística, Skizo´s.

 

-Pues sin más preámbulos pasemos a explicar los componentes del menú y a su cata.

 

-Pues empiece por quedarse en pelotas que sirve de ambientación a imaginar que estamos en una playa griega disfrutando de un trozo de paraíso terrenal... ¡No me mire con esa cara y desnúdese! La imaginación debidamente canalizada puede hacernos disfrutar un grado más de los menús de la sección donde la simple ingesta, aunque aporte los valores nutricionales necesarios, no llega a saciarnos, en este sentido la imaginación, la mente y su poder, servirá de complemento a la ingesta.

 

-¿Puedo quedarme el calzoncillo? A fin de cuentas no todos vamos en pelotas a la playa enseñando las mismas cuando no ocultándolas, profesor...

 

-Quede, quede, pero recuerde que el objetivo de la sección es, gastando lo nada que se puede debido a la crisis económica, que el comensal disfrute de una fusión de placeres que le haga olvidar y dejar de sufrir esa sensación de mierda existencial ante la falta de oportunidades laborales y cuando las encuentra sólo ídem que son labores oportunas mal pagadas.

 

-Comprendo profesor, comprendo... Pues me quedo en pelotas y seguiré sus indicaciones poniendo mi mente a imaginar que estoy disfrutando del sol, la hospitalidad y el calor de Grecia comiendo el menú con griego.

 

-Plato único donde reunimos varias características que logran que el menú tenga ese espíritu griego y con griego que exige el artículo: yogur griego de Danone, y no me haga el chiste del gangoso que pide un yogur...

 

-¿Danone?

 

-Aaaah...De la tienda... Espero que haya quedado satisfecho... Siempre la misma gracia cuando en conferencias, clases y cenas con el cuñado hablo del yogur Danone... ¡Que cruz! El caso es que dado que el pack de dos unidades es caro y se lleva casi todo el presupuesto de compra diaria y a la vez parta saber lo que se siente con un corralito financiero, sólo degustaremos dos cucharadas, de cucharadita de café, lo cual nos dejará con la sensación de que no es justo y, gracias a las sustancias utilizadas en su elaboración, una subliminal gastrodependencia que aumentará nuestra angustia ya que es necesario al menos cuatro cucharadas para llegar al complemento cítrico que forma el yogur junto con el yogur propiamente dicho.

 

-¡Delicioso y jodidamente adictivo, redios! ¡Tiene usted razón, que fanfarria de sensaciones gustativas...! ¡Qué apetencia de más cuando aún no se ha tragado la primera cucharada...! ¡No es justo tal racionamiento profesor, no es de justicia!

 

-Bueno, bueno Skizo´s, piense que esa es la sensación buscada, como ir al cajero a esperar cola y que no tenga dinero como ocurre en Grecia. El símil de querer más yogur y que teniendo la posibilidad de paladearlo ésta se vea anulada por meterlo en la nevera es como cobrar el sueldo y que sólo puedas disponer de dos aurelios. Ahora llega el toque final, el griego que justifica el menú y sensación final para imbuirnos de lo que la ciudadanía griega siente en estos momentos respecto a la UE y el BCE, la fusión final de gastronomía, imaginación y dura realidad...
 

-Oiga profesor, no he dicho nada porque supongo que es parte del servicio doméstico, pero el tipo trajeado con corbata y maletín que ha servido el menú me está bajando el calzoncillo y sacándose el nabo, bien duro por... ¡ciertooooOOOOOOOOOh!!!

 

-Como ve Skizo´s, la sodomización final por alguien trajeado de financiero del BCE le lleva a la sensación de que además de no poder disfrutar del yogur a su glotón albedrío le dan por el culo. Así tenemos el menú de hoy con el siguiente costo recordando encarecidamente que ha de dosificarse el yogur para que dure al menos para cuatro menús con griego:

-Yogur griego de Danone con cítricos, pack de 2: 1,10€

-Camarero sodomita: Precio a convenir o según tarifa vigente
Sólo me queda esperar que disfruten del menú aunque sólo sea por solidaridad...
 

-¡No, no por los clavos de Cristo profesor! ¡Si tienen que darme por el culo mejor un miembro de la UE que un ruso con intención de invadir Poloni... ¡aaaAAAAAAh!

 

 

 

sábado, 16 de mayo de 2015

 

 

RESTAURANTE SIDRERÍA MEANA

Plaza del Ayuntamiento, Villaviciosa – España -
 

Son muchos y variados los motivos para buscar una excusa e ir a pasar el día y comer en Villaviciosa: buenas comunicaciones, parajes pìntorescos, playas norteñas paradisíacas y la múltiple y variada oferta gastronómica tanto en precios como desde un punto de vista del paladar.
 
El equipo de cata gastronómica elegimos un sitio emblemático como es la Plaza del Ayuntamiento aunque resultaba decidirse ante la probada cocina de los distintos establecimientos eligiendo finalmente Restaurante Sidrería Meana por lo variado de su menú del día y lo aceptable de su precio para ser sábado, donde muchos garitos aprovechan para subir desproporcionadamente la minuta sin apreciable correspondencia en la relación calidad-precio, sólo diez aurelios por barba.
 
Pulcritud y amabilidad eran las agradables sensaciones nada más franquear la entrada con comedor luminoso y tele a la vista de todas las mesas, cosa que se agradece ya que el menú del día sin el confortable sonido de la caja tonta no es lo mismo por mucho que algún puritano alegue que molesta el sonido de fondo, pero los buenos parroquianos agradecen poder escuchar las noticias o seguir el premio de fórmula 1 como fue el caso.
 
Variedad de platos a elegir tanto de primero como de segundo y optamos por fabada asturiana y ensalada seguido de hígado encebollado y escalopines al cabrales, buenos bancos de prueba para calibrar la maestría de los fogones. La fabada asturiana siempre es una dura prueba en la mayoría de las ocasiones decepcionante para el comensal y en el tema de ensaladas ya resulta difícil encontrar la clásica de lechuga, cebolla y tomate recompensada con ingredientes extras que no resulten extravagantes a la vista y delicados en la digestión...
 
La fabada excelente tanto en sabores compensados como en presentación y calibre de las alubias. Buena escolta de chorizo, morcilla digestible sin ardores posteriores en la siesta y tocino. Sabor clásico y justa medida entre caldo y condimentos que dejó una agradable satisfacción tras su ingesta y felicitando en la intimidad del pensamiento a la cocina. Igualmente la ensalada era si no excelente sí como mandan los cánones con justa y exacta proporción tanto de ingredientes como de aliño.
 
Cierto que los dos primeros dejaban el listón alto y altas eran las ilusiones de probar otras excelencias, pero fue una pequeña desilusión abordar el segundo de hígado encebollado y de escalopines al cabrales. El primero no estaba a la temperatura adecuada y se echó en falta salsa para rebañar con el pan, defecto más de gula del comensal que de los fogoneros, pero le faltaba algo de temperatura ya que la templanza era tirando progresivamente a fría dejando inmasticable el hígado, de buena presencia, textura y calibre de los trozos, todo ello acompañado de patatas frías.
 
Los escalopines, de buena presencia, pecaron de cierta talludez a la hora de cortar y el masticado que defraudaron las expectativas así como una salsa de cabrales que no parecía tal por la falta de contundencia en el gusto. No obstante, puede achacarse a la bisoñez de la cocina y suministros mejorables para elaborar los platos por cuanto es imperdonable que en Asturias se preparen escalopines al cabrales que no sean tales.


 

De postre pedimos helado y la bebida fue la inefable vino con gaseosa. La atención es
profesional y los baños son aceptables para sentar las posaderas, un local en suma digno de visitar y probar sus platos aunque quedamos pendientes de volver para repetir satisfacción y ver si la promesa de buena cocina cumple las expectativas una vez superados los fallos inherentes a toda nueva dirección...
 
Volveremos.

martes, 17 de marzo de 2015

 

Con la colaboración del profesor T. A. Rambaina
en exclusiva para The Adversiter Chronicle

 

Plato hogareño de primavera
con un aire glacial

 

-Ya estamos casi en primavera pero sigue siendo invierno y se hace necesario un plato acorde como el que nos propone hoy el profesor T. A. Rambaina, cuyo título no puede ser más indicativo de las fechas así como que despierta la curiosidad y, no hay porqué negarlo, estimula el aparato digestivo...

 

-He tratado como siempre en la sección de estimular todo lo posible los sentidos a la vez que presentar un plato que se salga de la rutina, Skizo´s.

 

-¿Lo de plato hogareño hace referencia a los sabores de antaño?

 

-¡Muy perspicaz, muy perspicaz! Pues sí, concretamente al recuerdo del pan en casa de la abuela que no retrotraerá a la niñez inundando nuestro recuerdo de estímulos agradables a la ingesta, en este caso el cada vez más popular “pan de la abuela”, de módico precio, que debidamente dividido y congelando el sobrante nos da para varias comidas ya que cuando se descongela queda tan correoso como si estuviera recién hecho.

 

-Es curioso lo que pasa con el pan hoy en día profesor, se encuentran con diversos nombres y margen de precio pero son todos igual de correosos y endurecen como cemento según pasan las horas...

 

-El pan, Skizo´s, es como la tornillería que podemos ir a una ferretería o a los chinos, pues el pan hay que ir a por él a la panadería y no a otro sitio.

 

-¿La nota primaveral, Bite?

 

-Este punto es fundamental ya que hay que comerlo antes del día 20 de marzo para no defraudar el estímulo de apetitosidad, fundamental reitero. Para ello se prepara un cuenco con una cantidad generosa de gusanitos, el paquete da debidamente racionado para un par de meses, y en otro cuenco lechuga aliñada al gusto del comensal.

 

-Bueno, parece que los gusanitos son la base de muchos de sus platos profesor...

 

-Los gusanitos son un alimento que no alimenta muchas veces no valorado como se merece. Son digestivos, pueden comerse hasta saciarse y su precio es asequible. No hay que dejarse llevar por prejuicios y menos ahora que todo el mundo empieza a plantearse reducir lorzas para lucir palmito ya sea en la playa o en la cola del paro, Skizo´s.

 

-¿Y lo del aíre glacial es que se come al lado del ventilador o con la nevera abierta, ein?

 

-¡Jajajajajajaja! ¡Que cachondo es usted Skizo´s! Para nada; es que la lechuga es tipo iceberg.

 

-O sea, su propuesta es un cacho barra de pan correoso a medida que transcurren las horas, un cuenco de gusanitos y lechuga envasada y procesada para verter directamente en la ensaladera...

 

-¡Refalfies! ¡Refalfies de consumidor mal acostumbrado. Es un plato adecuado al poder adquisitivo a estas alturas del mes, sirve para invitar a comer ya que se adapta a celiacos y diabéticos por igual. De bebida agua del grifo y tenemos un menú que nos sale económico y pudiendo en la compra de los ingredientes servirnos para varias raciones aunque la lechuga una vez abierto el envase se empieza chuchurrir. Así que el costo es el siguiente:

*Pan de la abuela: 0,75€
*Gusanitos (sabor opcional): 0,45€
*Ensalada iceberg: 0,80€

         TOTAL: 2€

En resumen un plato que aúna tiempo estacional, estimulante a los sentidos y económico, por no decir que abulta en la bolsa de la compra y podemos pasearnos cual hidalgo con palillo en la boca dando la imagen de que tenemos capacidad adquisitiva. No se puede pedir más por 2€.
 

-¿Y de postre?

 

-Las ganas, que aunque es cierto que no alimentan, lo cierto es que no cuestan.

jueves, 12 de marzo de 2015

SIDRERÍA RESTAURANTE AGUADO

Calle Aguado, La Arena – Gijón - Spain
 

Quienes son asiduos de menú del día saben que que por un par más de aurelios, a veces tres ya que empiezan a proliferar garitos donde sirven medio menú a 5 aurelios, e incluso ya se ven por debajo del precio oficioso de 8 aurelios, que en ocasiones el lugar habitual si no cansa sí que apetece variar un poco y de paso estar al acecho de sitios donde llevar a la parienta y sin desfasarse mucho comer a gusto, con cierta clase sin clasismo y con fogones que saben lo que se cocina...
 
Hoy visitamos el popular barrio de La Arena en la ciudad de Gijón, donde existe una variada oferta de menús en la horquilla de los 10 aurelios con platos a elegir y el ambiente de sidrería sin llegar a chigre aunque si con un halo de tal. Escogimos el equipo de cata la sidrería – restaurante Aguado sito en la calle del mismo nombre que presentaba un atractivo menú y el local invitaba a entrar. Puede comerse tanto en el espacio de sidrería, en ese entrañable ambiente de sonido del televisor, conversaciones en la barra y currantes y jubiletas almorzando, como en el comedor que resulta agradable como agradable y atento es el servicio.
 
Destacar la limpieza de los baños, aspecto éste nada baladí ya que quién no ha degustado una sabrosa comida y a la hora de ir al baño se encuentra un tigre cuando no un vulgar cagadero donde la pulcritud es sencillamente una fantasía y sentarse en la taza un desafío a la integridad de las partes púdicas, sobre todo en las féminas que los machos alfa con mear fuera nos apañamos...
 
De primero ponemos a prueba las artes culinarias del establecimiento con dos platos, simple y complicado: sopa de marisco y ensalada mixta. En la sopa suele haber decepciones y en la ensalada atracones, pero en este caso la sopa es sencillamente de marisco y la ensalada como debe de ser, justa en sus ingredientes, apetitosa a la vista y en plato adecuado. Toda una agradable sorpresa ambos platos que sacan un notable alto.
 
De segundo escalopines al cabrales y fritos de pescado. Todo ello bien presentado y pese a la natural saciedad tras los primeros logra estimular con la vista nuestras glándulas salivares. Los escalopines y la salsa, amén de las patatas, de notable alto también y a los fritos de pescado hay que ponerles la misma nota ya que sería faltar a la verdad decir lo contrario.
 
Finalmente de postre un arroz con leche de la casa que resulta aceptable para los cánones que se estilan en el arroz con leche como postre de menú. Sólo resta señalar que el vino es bueno para acompañar la gaseosa y para tomar solo a sorbos con la comida.
 
En resumen que si estáis por el barrio currando, hay que invitar a los suegros, a la parienta o la amante, excursionistas de paso en la ciudad y cruceristas, un establecimiento donde por 10 aurelios comeréis placenteramente, con servicio esmerado, atento y servicial sin ser servilismo además de limpieza y pulcritud; no se puede pedir más por menos cuando hay sitios donde pagas dinerales y no recibes tanta satisfacción...

lunes, 23 de febrero de 2015

 

SIDRERÍA EL ALLERANU - CASA JAVI

Calle Cienfuegos 32, Gijón 33205 – Spain
 

Hoy descubrimos uno de esos lugares gastronómicos que hay que visitar tanto si se es crucerista como turista o simplemente indígena del lugar; lo mismo sirve para darse un homenaje como homenajear a alguien, comer como un señor siendo obrero por no hablar de seducir a una damisela sorprendiéndola con un local del que saldrá satisfecha del estómago y predispuesta para el fornicio deportivo.

 

Para ello recalamos en el norte de España y más concretamente en la ciudad de Gijón, en tierras del Principado de Asturias; situada en el popular barrio de El Coto, abundante en sidrerías donde pillar buenas farturas. Pero nos llamó la atención el hecho de que a precio estándar de 8,50€ se sirvan tres platos y además a elegir entre dos opciones en cada uno...

 

Hay que andarse con cuidado porque si bien es cierto que es amplia, entre comillas, tal abundancia de elección, llega la desilusión cuando nos sirven platos chuchurríos al paladar cuando no es una engañifa de cosas descongeladas, insípidas y falta de incentivos tanto al gusto como a la vista que nos hacen pagar con cara de tontos por haber picado en el truco del almendruco y en lugar de pagar poco y comer mucho, poco se come para lo mucho que cuesta tras su cata y rezando que no nos produzca gases y eructos en busca de misericordia por parte del aparato digestivo.

 

Establecimiento con ambiente chigrero, pero limpio, de tertulianos de partida, de mesas entre conversaciones de barra por paisanos, pero también con un coqueto y discreto comedor por cuanto alejado de la barra, permite el reposo y la charla de un restaurante, distintos ambientes en el mismo clima eterno y de antaño de una sidrería...

 

Elegimos de primero croquetas, prueba en la que suelen suspender los menú del día ya que las croquetas son un mundo en sí mismas dentro del universo de la gastronomía. Aceptamos el comentario del camarero de que eran caseras con miradas de resignación ante el temor de que se repitiera un chasco, pero tuvimos que tragarnos tales pensamientos cuando las probamos... De la croqueta sólo se pueden emitir dos veredictos: son caseras, con los sabores de siempre desde que éramos niños, de fanfarria de sensaciones a su masticado, de bechamel en su punto y puntitos de jamón entre sus brazos que nos deleitan a cada bocado, de no querer terminar el plato porque podrías pasarte una eternidad saboreando la croqueta; o bien que son una mierda que podemos adquirir en la sección de congelados de cualquier supermercado descuento.

Estas son caseras.
 

Prueba de fuego era también el segundo, en aparente sencillo: arroz a la cubana. Es una opción confortable ya que su contenido no defrauda con experimentos por parte de la cocina, pero otra cosa es el arroz que hay que saber la rutina del local para pillarlo recién hecho y no convertido en un secarral donde los granos de arroz cuestan de tragar. Cuando el camarero nos dijo que esperáramos unos minutos porque no hervían el arroz hasta que se pidiera, supimos que si las croquetas eran majestuosas, el arroz podía ser un orgasmo al paladar. Y así lo fue: intenso, en el momento justo y un placer a los sentidos.

Sencillamente perfecto.

De tercero y colofón un lacón con cachelos, ya sobrante tras los dos primeros y que estaba

correcto comparado con los precedentes, pero ya estábamos saciados y lo cierto es que ya comíamos por no dejarlo en el plato, ese puntito de alegre levedad del ser que nos hace sentirnos fartuquinos y saciados donde el tiempo se detiene hasta que nos levantamos de la mesa...
 

Un postre es tal cuando llegas a ese momento de fartura que no te entra nada ya y tu mente proyecta uno de esos postres industriales que cuando estás fartuco de verdad producen arcadas de sólo recordarlos. Pero claro, cuando estás placenteramente saciado como era el caso y el camarero, en el que ya confías plenamente, te dice que es casero y que puedes elegir entre tarta selva negra o flan, pues como que haces ganas y la boca se te llena de saliva.

Deliciosamente delicioso.

No puedo más que recomendarlo encarecidamente porque comeréis como señores, quedareis como gochinos y encima a precio asequible. Así que si tenéis la oportunidad visitar el local porque las tapas y raciones junto con la carta, os sorprenderá gratamente.
Repetiremos.

lunes, 5 de enero de 2015

 

Con la colaboración del profesor T. A. Rambaina
en exclusiva para The Adversiter Chronicle

 

CUBIERTO DE PIMIENTO CON INTERIOR DE REVUELTO Y POSTRE DE AMBIENTE INVERNAL CON RAYO DE SOL

 

Se acaban las fiestas navideñas tan entrañables, y en ocasiones entrañosas, para encontrarnos que estamos en otro año más y la cartera de siempre más esquilmada entre regalos, festines y ese gasto de más que siempre se hace por estas fechas. Las lorzas sufren los desfases gastronómicos de quienes pueden permitírselos y la ausencia de las mismas entre quienes sobreviven con un mermado poder adquisitivo donde antes que comer se anteponen la facturas que aumentan de cantidad a la par que disminuyen los aurelios...

 

-Lo cierto es que el nombre del menú que hoy nos trae profesor, resulta a la lectura como demasiado contundente tras las fiestas.

 

-Para nada Skizo´s, para nada. Hay cierta memoria colectiva respecto a los nombres de los platos que nos predisponen a favor o en contra y acaba de dar un ejemplo perfecto: un nombre contundente se asocia con plato contundente y más contundente digestión y nada más lejos de la realidad en el menú de hoy: Ligero a la ingesta y a la digestión pero contundente tanto de sabor como de equilibrio en grasas, vitaminas y proteínas.

 

-Supongo que, como es ya norma en sus menús, los productos son de fácil adquisición, profesor.

 

-¡Por supuesto, por supuesto! Ya sabe usted y la audiencia que se busca alegrar el estómago pero también el alma y por tanto el espíritu. Son productos de dos superficies, Lidl y Alimerka, lo cual nos permitirá pasear con bolsas de distintas marcas y sugestionarnos benéficamente de la imagen que mostramos a los demás peatones de usuario del coche de san Fernando y con bolsas, como cuando consumíamos narcotizados por el crédito bancario sin deprimirnos en exceso al ver lo paupérrimo de nuestros bolsillos.

 

-En ese caso, estimado profesor T. A. Rambaina, vayamos directo al plato...

 

-La elaboración es sencilla: cogemos una lata de sardinas y la vaciamos tras quitar el aceite en un plato, observarán que salen en bloque como si estuvieran misteriosamente adheridas entre sí y algunas con una ligera deformación, pero es simplemente efecto del tiempo enlatadas. Con un tenedor se procede a separarlas siendo posible en un momento dado de ser dosis para dos comensales dada la generosa presencia de sardinas. Tras lograr separarlas se revuelven caóticamente y una vez finalizado el revuelto se cubre todo ello con un pimiento, siendo fundamental para una perfecta presentación en el plato y una perfecta presencia a la vista que las sardinas queden completamente cubiertas por el pimiento de forma que el comensal no sepa qué oculta el fruto de solanácea

 

-¿No es algo dificultoso el tema de separar el bloque de sardinas, profesor? Lo digo porque suelen despedazarse en trozos poco agradables para la vista...

 

-Sin problema Skizo´s, sin problema: en caso de que suceda tal cosa puede adaptarse el nombre por ` Cubierto de pimiento con interior troceado´, pero recomiendo que se haga con cuidado para sacar las sardinas enteras ya que el cambio de nombre no es agradable a la lectura y nos corta parte del ansia que es aumentado si se sacan enteras y no troceadas.
 
 

-¡Hombre profesor, el plato corta el rollo de segregación de las glándulas salivares, sardinas con pimiento es un poco hortera como plato! ¿Y dónde está el revuelto, ein?

 

-¡Refalfies Skizo´s, refalfies de consumidor mal acostumbrado! ¿Acaso piensa que las lorzas y las molestias gástricas de los fastos gastronómicos en fechas navideñas permiten al aparato digestivo y al organismo recuperarse sólo porque el calendario indica que se acabaron? Este plato a base de hortaliza y pescado aporta nutrientes y energía, es fácilmente digerible y no crea predisposición a la lorza... Complementado con el postre, la sensación de saciedad es completa y plenamente satisfactoria para el consumidor.

 

- ¿Y el revuelto?

 

- Al revolver las sardinas como dije anteriormente.

 

-Espero que el postre no sea meterse vestido con el bañador en la nevera a comer un coco...

 

-Se trata de piña metida previamente en el congelador diez minutos, el formato es de cuatro rodajas por envase y en caso de apuro y ser un comensal más repartirlas equitativamente. Se echa el almíbar en el plato que nos permitirá sorberlo tras ingerir la piña con lo cual sumamos una bebida saludable como colofón, colocando encima de la piña un gusanito, en este caso el formato del envase del gusanito nos da para todo el año si sólo se usa para este menú.

 

-¿Y qué cojones pinta un jodido gusanito con la piña semi congelada, ein?

 

-Es el rayo de sol, metafóricamente por supuesto, al que hace mención el nombre del menú. Así que tenemos otro menú acorde a la crisis cuyo coste es el siguiente:

 

  • Lata de sardinas en aceite de oliva del Lidl: 1,35€
  • Lata de pimiento Martínez de Alimerka: 0,44€
  • Gusanitos Àligusi de Alimerka: 0,48€
  • TOTAL: 2,27€

 

-Pues otro menú que amén de digestivo nos quita las ganas de comer y eso siempre ayuda: ahorrar el plato para otro día con el consiguiente ahorro para el bolsillo...

sábado, 6 de diciembre de 2014

RESTAURANTE EL OCHO

Carretera de la Costa,127, Gijón-Spain
 

Llegan las calendas navideñas y días festivos salpican diciembre con lo cual el menú del día se encarece pero como es inevitable seguir comiendo, hoy recomendamos uno de esos sitios donde puede irse en festivos o domingo sin que nos suponga un roto en la cartera y con buena relación calidad-precio.
 
Así que aprovechando que el crucero hace escala, la excursión sufre un descanso para estirar las piernas tras tropecientas horas de autobús o cualquier otra excusa para visitar una ciudad, recalamos en Gijón y visitamos un establecimiento donde se aúna el encanto gastronómico asequible y estar a yun paso del centro comercial: Restaurante El Ocho.
 
Ofrece dos platos a elegir en primero y segundo, un coqueto comedor y una barra entrañable que hace sentirse al comensal en un lugar acogedor y con cierto encanto. De primero elegimos paella y de segundo merluza en salsa verde, platos típicos de festivo o domingo pero que pese a ser ambos unos clásicos de tales días en la carta del menú o plato del día, muchas veces salimos escaldados y en no pocas ocasiones escamados tras la experiencia de un arroz atroz y una merluza que no sabe a nada...
 
El primer síntoma de haber acertado con el sitio es que el mesonero advierte de que habrá una pequeña espera porque el arroz se culmina en los fogones a medida que se pide. La espera merece la pena y no es tal por cuanto la tele se ve bien desde todos los ángulos del comedor y el pincho que te sirven más es digno de llamarse tapa con lo cual el tiempo pasa volando. Arroz rico, sabroso y generosos en el calibre de los mejillones y la densidad de presencia de calamar y almejas, puro de sabor sin esa sequedad o insipidez que suele darse en algunos garitos.
 
La merluza como debe ser: rica, notándose el sabor de la salsa y con una presentación apetitosa, un elegante segundo plato que no siempre se sabe hacer y mostrar, pero en este caso la sensación de placer está garantizada.
De postre la consabida tarta al whisky, que si bien no es de Camy es contundente de sabor y nata digerible alejada de esa nata en postre de tarta industrial que tan frecuente es encontrar ahora, pero ésta cumple los mínimos exigibles y no desentona con la excelencia del primer y segundo plato.
 
De bebida la siempre fiable vino con gaseosa y el cafelito del final que está muy rico y hace que la sensación placentera llegue a su total por tan 12€, que si bien en estos tiempos es casi un despilfarro es lo mínimo que se paga por un plato del día en domingos y festivos. La atención es esmerada y agradable al trato con el cliente así como limpieza en los baños.
Un lugar excelente para salir a comer en familia sin olvidar su competitivo precio semanal de 8€ que anotamos en agenda de cata gastronómica para otra ocasión.

martes, 4 de noviembre de 2014

Con la colaboración del profesor T. A. Rambaina

en exclusiva para The Adversiter Chronicle

 

MENÚ OTOÑAL CON BASE DE TUBÉRCULO DE PLANTA HERBÁCEA

 

Ha llegado el otoño, atrás queda el calor del verano, vuelve la lluvia, la bruma y el frío pero sigue la crisis económica, no hay un aurelio en nuestros bolsillos para fundir en farras y la alimentación necesita aumentar de calorías pese a la disminución de poder adquisitivo...

 

-¿Debemos cambiar de dieta y de gastos por el otoño, ein?

 

-Desde un punto de vista gastronómico para una crisis, nos enfrentamos a que nuestro organismo necesita un aporte de grasas que si bien no aumente las lorzas sí aporte las dosis necesarias para nuestro organismo y estar preparados por así decirlo para aguantar las inclemencias del tiempo en la cola del paro, salas de estar en entrevistas laborales, paseos por el parque de regreso al hogar y estar tumbados viendo la tele sin poder poner la calefacción más de veinte minutos para ahorrar en gasto de factura eléctrica.

 

-Es de suponer que por tanto el menú que hoy nos trae sigue el espíritu de la sección...

 

-Por supuesto, por supuesto Skizo´s. Ya saben los lectores y lectoras que se busca estar saciado en tres pilares: un nombre estimulante, una presencia apetitosa y que no signifique expolio para el bolsillo. Este plato reúne la esencia de un aporte calórico con toques mexicanos y el postre casi me atrevería a catalogarlo de retruécano...

 

-Vayamos pues por partes.... Base de tubérculo de planta herbácea...

 

-Así es, además de venir en un formato económico por cuanto sin renunciar a cierto lujo tanto en el producto como en el envase, nos da esa reconfortante sensación de comprar, de consumir en suma...Planta herbácea de tallos ramosos, hojas ovaladas, partidas desigualmente, flores blancas o moradas, agrupadas en corimbos terminales y fruto en baya carnosa, amarillenta, con muchas semillas blanquecinas de fibrosas raíces...

 

-¡Por los clavos de Cristo y las barbas de Mahoma que sus palabras del plato son poesía, se me vuelve la boca aguada y mi mente piensa en jugosa y saciadora ensalada, profesor...

 

¡Pero qué cojones...! ¿Una bolsa de patatas fritas, ein?

 

-Así es, ¿qué esperaba? Como se puede apreciar es un envase elegante, de buena fritanga al paladar y justa dosis de sal; envase de 180gr. que permite dosificarlo para cuatro, incluso cinco en un momento dado, monodosis. Crujiente al mascado, con ese sabor familiar de las patatitas fritas de antaño y que ahora en su categoría son ya un clásico gastronómico...

 

-¿Y el toque mejicano qué cojones es, comer con un sombrero y a sones de guitarrón, ein?

 

-Pingaratas de salsa de chiles que aumentará las ganas de terminar de comer, facilitará una depuración intestinal en su momento plenamente satisfactoria y sobre todo le añade un toque de colorido al plato. Recomiendo que se echen la dosis de patatitas por capas para ir echando la salsa de chiles, que es cara y hay que dosificar, antes de cada capa sucesiva. Para beber nada mejor agua del grifo con hielo...

 

-¿Y la cosa esa del retruécano de postre?

 

-Fresa yogurtada del Lidl en envase de 500gr.

 

-¡Pero si es un postre clásico de la sección, profesor! ¿Dónde está el retruécano de las bowlings, ein?

 

-En que siempre digo yogurtado de fresa, Skizo´s.

 

-¡Además de no tener un aurelio encima propensión a que broten almorranas con su tubérculo!

 

-¡Refalfies Skizo´s! ¡Refalfies de consumidor mal acostumbrado por la época de vacas gordas. Tenemos un menú que nos dejará saciados, descubriremos el placer de beber agua con hielo y tanto las patatas fritas como el yogurtado dan para varios días de ingesta, aunque por motivos intestinales recomendamos degustarlo cada tres o cuatro días según la sensibilidad de cada uno a la hora de evacuar aguas mayores...

El gasto en total, e insisto en que el formato de los envases nos da para varias veces:

 

-Bolsa de patatas fritas marca Lays, clase `Gourmet´: 2.20€

 

-Yogur de fresa del Lidl, envase de 500gr. : 0,60€

 

TOTAL: 2,80€

 

-Pues ya sabéis, compráis patatitas fritas, salsa de tabasco y antes de servirlo soltáis el rollo ese de la planta herbácea...
¡Puta crisis!

martes, 29 de julio de 2014

 

 

Con la colaboración del profesor T.A. Rambaina

en exclusiva para The Adversiter Chronicle

 

POSTRE PARA NO PASAR HAMBRE A LA POSTRE

 

Hemos solicitado de nuestro querido profesor T. A. Rambaina para este artículo que nos elabore un postre pero sin renunciar a la esencia de la sección que no es otra que ofrecer alternativas gastronómicas a demandantes de empleo, apesebrados de la sopa boba de la pensión de la suegra y colectivos en general cuyos miembros tienen pocos ingresos aunque también para cretinos que aparentan comer bien como bien visten tomando un lingotazo de copa de tintorro a casi tres aurelios y que, si no fuera por la generosidad del hostelero a la hora de poner pincho de acompañamiento, no podrían sobrevivir desde un punto de vista gastronómico sólo a base de pan de molde y existencias de cestas navideñas...

 

-¿Le ha resultado difícil la elaboración, profesor, ein?

 

-Lo cierto es que no por cuanto es la tónica de la sección como usted bien ha apuntado, Skizo´s. He tratado una vez más de exceder el mero ámbito gastronómico del plato, postre en este caso, para que al placer de comer disfrutemos del de consumir y para ello he utilizado ingredientes de distintos establecimientos logrando una trinidad fabulosa para el protagonista que no es otro que nuestro organismo, nuestro paladar y nuestra persona: caminatas para adquirir los ingredientes, sabores contundentes pero afinados en su conjunto y sentirnos menos mierdas por no tener un céntimo gastando los pocos que tenemos en comida que una vez colocada en la nevera y alacenas nos dará sensación de prosperidad y dormiremos mejor.

 

-El nombre es curioso...

 

-El nombre es la esencia de un plato, en este caso y mediante método subliminal sin percatarse la consciencia del comensal, ya logramos si se fija cierta saciedad, esperando un fastuoso postre que nos sacie. Todo lo contrario amigo Skizo´s, por cuanto como podrá apreciar y paladear, es todo lo contrario pero sin renunciar a su objetivo: ligero a la vista, fanfarria de sabores y contundencia de nutrientes y vitaminas, es tan completo que de hecho no necesita de platos previos...

 

-¡Redios, sólo postre para comer!

 

-Ya empezamos con refalfies de consumidor mal acostumbrado. Mire Skizo´s, lo que usted ni los lectores y lectoras de The Adversiter Chronicle es no tener un céntimo para gastos no imprescindibles y no criar lorzas haciendo tres comidas al día y cada una con varios platos. Este postre, como bien dice su nombre, no dejará hambre a la postre por cuanto contiene las calorías necesarias para sobrevivir a una jornada de sofá, retransmisiones deportivas, tertulias de casquería rosa y siestas olímpicas. Estamos en verano, estamos en paro o sin trabajo y nos pasamos el día tumbados en la playa, en el césped, en la hamaca o sencillamente tocándonos los huevos, por tanto una comida de varios platos carece de la importancia que tiene en épocas más frías. Se trata de comer y no enlorzar sin perder más poder adquisitivo.

 

-En ese caso estimado profesor procedamos a la elaboración.

 

-La base del postre se hace con una rodaja de piña de pack de tres de Lidl cubriéndolo sin rebose de yogurtado de melocotón y maracuyá del mismo establecimiento. Alguien puede preguntarse si sirve el yogurtado de fresa, pero aunque por supuesto debe ser a gusto del comensal, yo prefiero el yogurtado de melocotón. Sobre el agujero central de la piña colocamos medio melocotón de pack de tres de MERCADONA, le añadimos en la oquedad del hueso una cucharada pequeña de mousse de chocolate del Lidl y con otra mitad de melocotón, lo más simétrica posible, cerramos formando un melocotón entero a simple vista que oculta su delicioso tesoro, esto garantiza la sorpresa de la compañía que alabará nuestro ingenio.

 

-¿Ya está?

 

-Pues sí.

 

-Bueno, visto asina parece ligero por cuanto es una especie de torre inestable, la mezcolanza de sabores promete arcadas y contundente de vitaminas debe ser rico en metales porque es todo laterio, profesor.

 

-¡Refalfie, refalfie de consumidor mal acostumbrado, Skizo´s. Para terminar, decir que el comensal puede elaborar el postre añadiendo aquellos ingredientes, o los mismos, a su gusto, pero la base es ésta y si se mete en la nevera veinte minutos antes será la comida ideal para combatir estos calores .

 

-Lo bueno de sus platos profesor, es que además de todas las cualidades que usted dice se le suma el ahorro en papel higiénico, desgaste de inodoro y material de limpieza porque poco se podrá cagar...

 

 
 
 
 
 
 
 
 

sábado, 17 de mayo de 2014

 

Suplemento fartón cutre de The Adversiter Chronicle

PIZZERÍA LA PÉRGOLA

Avenida Rufo García Rendueles 11, Gijón- Spain

Llega el veranillo, época de cruceros, moteros, turistas y excursiones. Nada mejor que darse una vuelta por el Principado de Asturias y visitar gastronómicamente la ciudad de Gijón entrando a comer a un sitio que visitamos el año pasado y donde el equipo de cata de The Adversiter Chronicle quedó con ganas de repetir...

 

Aprovechando que hacía un día soleado de cojones acudimos a comer y disfrutar de la magnífica vista de la playa, que sigue en obras como el año pasado, del comedor. Para esta ocasión se pidió escalopines con crema de champiñones aunque la carta es para relamerse de gusto, el menú diario no es caro y en ocasiones sofisticado y lo cierto es que mirar los precios es reconfortante ya que desaparece por un instante que estamos en crisis y tanto el personal, como el sitio y la comida invitar a disfrutar de comer fuera, que se decía antes, como si el tiempo se detuviera en los buenos ídem...

 

De bebercio pedimos el vino de la casa, elegante al paladar para degustar solo y no desentona con gaseosa, pero a quien guste del vino, esos vinos que sólo los mesoneros tienen, no saldrá defraudado y sí que puede que sorprendido. Al equipo de cata le reafirmó la primera sensación de un año atrás al volver a paladearlo...

 

Presentación agradable a la vista que os hará segregar simpáticamente saliva y abrirá las ansias de comenzar a devorar lo que nuestro sentido d ella vista califica sencillamente de tentador...

La tentación se convierte en pecado cuando degustamos el escalope, del adecuado calibre de grosor y tajada, tierna como sólo la carne tierna es mientras que la deliciosa crema de champiñones cea en cascada sin inundar, saturar o desequilibrar el gusto de la carne, sin estridencias tras tragar, suave llegando a cremosa y sencillamente deliciosa cuando mojamos el pan o las patatas en la crema...

Posiblemente de los mejores escalopines a la crema de champiñones que podemos degustar en la ciudad y casi en la región porque La Pérgola se distingue de otros establecimientos con ese marchamo de categoría que da el que en los fogones se tenga estilo propio donde lo cosmopolita y común pasa a ser exclusivo, y su sello personal, del cocinero.

Sencillamente matrícula de honor.

 

El problema de estas farturas, donde llega un momento que te olvidas por un instante del presente y simplemente te limitas a saborear el placer de la fartura mientras masticas, das un sorbo y observas la playa, el día soleado y esa luz de mayo que da a la ciudad un colorido y textura especial...

Y es que la comida de La Pérgola une a las virtudes ya citadas el oculto placer del fartón que es que si bien quedas saciado del plato, se ha disfrutado tanto que te apetece coronarlo con un homenaje gastronómico final, pero con el recuerdo aún perenne de la cata anterior:

(http://theadversiterchronicle.blogspot.com.es/2013/05/fogones-de-fogueo-suplemento-farton.html)

solicitamos de nuevo al camarero una ración de tarta de chocolate...

 

¿Qué decir que no dijéramos anteriormente ya, Ein?

Deliciosa, majestuosa en su textura, sabiamente equilibrada en su dulzor y una crema de chocolate que sencillamente nos impide dejar de comer...

Reposada al estómago, sin fanfarria de ardores como sucede en otros garitos con tarta de chocolate...

Tienes que probarla porque no hay palabras para los fuegos artificiales de placer que provoca en nuestras neuronas.

 

Si andáis por Gijón, si sois peregrinos de la buena fartura, si aparcáis la auto caravana para disfrutar de la playas de la ciudad, si vuestro crucero recala en el puerto o amarráis el yate unos días y si sencillamente queréis comer y además pillar una fartura, Pizzería La Pérgola es lugar obligado de parada y por nuestra parte sólo decir que volveremos porque el corazón y el estómago siempre vuelven al sitio que nos enamora.

Palabra de fartón.

miércoles, 9 de abril de 2014


 

Restaurante Casa Milagros:

Filete al queso

 

General Campomanes, 1 bajo – Villaviciosa -

Principado de Asturias (Spain)

 

Hacía tiempo que el equipo de cata gastronómica de The Adversiter Chronicle quería visitar un clásico de la villa de Villaviciosa. Para ello nada mejor que la unión de diversas circunstancias como son disponer de presupuesto para el desplazamiento, un día agradable de sol y temperatura y la circunstancia de ser miércoles que es cuando se celebra el mercadillo semanal...

 

Así que si tenéis pensado visitar la región y queréis una jornada de paseo reposado por las calles, de pillar una fartura sin pasarse del presupuesto de un menú diario y visitar parajes inolvidables nada mejor que dejaros caer un día por Villaviciosa en el Principado de Asturias, disfrutareis de una jornada inolvidable porque Villaviciosa es un concejo que enamora, tiene excelentes comunicaciones, una Semana Santa adorable para adoratrices cristianos y ofrece una variada oferta gastronómica por no hablar de aprovechar para visitar la Comarca de la Sidra y el museo de la misma en la localidad de Nava.

 

Pero promociones aparte hoy traemos un clásico y referencia en comida asturiana como es Casa Milagros.

 

Local entrañable por sus dimensiones y el ambiente de sidrería, pero pulcro. Servicio exquisito de trato cercano en comedor coqueto y acogedor con una carta, no hay que despreciar el menú diario que es una sorpresa de relación calidad-precio, donde saciareis vuestra apetencia de catar platos de la región sin que os roben los aurelios a la hora de ir a pagar.

 

Pero si la fama de Casa Milagros atraviesa fronteras es por sus especialidades y el motivo de nuestra cata especialmente: filete al queso.

 

Dimensiones generosas del filete, tierno como debe estar, cubierto de queso y empanado acompañado de patatas fritas, pimiento y lechuga. Si sois novatos del plato lo mejor es pedir medio filete al queso, que lo hay, donde se hace más posible terminar fartuco pero para quedar fartón total, entonces mejor el filete entero.

 

Es una fanfarria de sabor y matiz que os hará tragar sin pararos a pensar en el indicador de tripa llena porque puede que comer carne en determinados días sea pecado, pero os aseguramos que el filete al queso es pecaminoso, tal es el abandono en que nos sumergimos para deleitarnos en la masticación del filete y su acompañamiento.

 

De bebida pedimos el típico vino y gaseosa, uno para no aumentar la minuta y dos porque se hace necesario el sorbo entre masticación y masticación dado el tamaño del filete y la generosidad de su acompañamiento.

 

De postre, y lo recomendamos encarecidamente, el flan casero, auténtica delicia al paladar y mágico fin de fartura.

 

Tenemos la opción nada desdeñable de encargar el filete al queso para llevárnoslo puesto, en bandeja y aparte la ensalada con servicio rápido.

 

Un lugar ideal en suma para sorprender a parientes y damiselas, y en las segundas es bien sabido que una buena fartura predispone a la copichuela, tarde en uno de los paisajes del concejo aumentando las posibilidades de fornicio deportivo y en todo caso sorprenderemos como anfitriones, siendo indiferente si se trata de parientes o parientas...

 

miércoles, 8 de enero de 2014

 

 

Con la colaboración del profesor T. A. Rambaina

en exclusiva para The Adversiter Chronicle

 

 

FANTASÍA JAMONERA Y ANTI LORZERA

 

Se han esfumado las entrañables, y en ocasiones entrañosas, fechas navideñas y se vuelve a la rutina diaria en todos los ámbitos incluyendo el gastronómico. Por ello proponemos hoy un menú que permita a la población activa con inactividad laboral y pocos ingresos mantenerse en forma sin exceso de lorzas, recibir los aportes y nutrientes imprescindibles amén de no causar estragos a la hora de abordar los gastos en alimentarse, que siempre es más barato que morirse...

 

-Lo primero querido profesor, es decirle que una vez más nos pone un plato cuyo solo nombre ya produce salivación.

 

-Siempre intento querido Skizo´s que el acto de comer, de engullir o de paladear los pocos recursos gastronómicos en estos tiempos de crisis, sea un acto integral. Una buena comida o un buen plato empieza por la vista suelen decir, pero el nombre, el poder de la palabra una vez más, ya estimula, predispone y en cierta forma puede decirse que hasta nos sacia, lo cual se nota a la hora de comer quizás un poco menos que por el natural proceso acumulativo nos daría para otra ración del plato... Se trata en definitiva y como siempre hago en esta sección de que comer sea un placer y por unos minutos, que luego agradecerá nuestro aparato digestivo en forma de reposada digestión sin ardores, disfrutemos del bocado y olvidemos la precaria situación a que esta crisis nos ha abocado.

 

-Por otra parte, se hace consumo de un producto tan nacional, como republicano, cual es el cerdo.

 

-Que se pasen putas económicamente no quita de que no se contribuya a la prosperidad de la nación, Skizo´s. En ese sentido siempre trato de que los ingredientes sean al menos distribuidos en España y si son de origen extranjero sean de extraños pertenecientes a la UE.

 

-Se titula incluso de anti lorzero, profesor...

 

-Es un todo integral. Tras los desfases navideños, por magros que éstos fueran,es muy posible que la ciudadanía en crisis laboral no tenga suficiente con patearse las calles para perder las grasas adquiridas y por consiguiente un aumento de las lorzas que si bien puede que no sea en número sí en grosor. Es muy importante que el menú colabore a que quienes sufren de este aumento no se depriman aún más de la cuenta.

 

-Pues vayamos sin más preámbulo a catar el menú... ¿Pero qué me ha puesto en el plato, una sardina dentro de una loncha enrollada de jamón cocido, ein?

 

-Se denomina rollo porcino con esencia atlántica, Skizo´s. Un aporte equilibrado de fosfatos, minerales y proteínas que aúna la mejor esencia dietética del marrano con las grasas benignas del pescado atlántico.

 

-¡Lo que yo digo: una loncha enrollada de jamón york con una vulgar sardina dentro, redios!

 

-Refalfie, Skizo´s, sus lamentos y gimoteos son sólo refalfie de consumista mal acostumbrado. Es un plato de contrastes al paladar y los envases de ambos productos permiten dosificar las raciones. Por otra parte, es un primer plato ligero pero contundente que prepara el estómago a esperar el segundo plato pero ya sin estridencias con parte de la hambruna ya saciada. Como ve por el tamaño de la ración, se cumple el axioma de que para quedar a gusto no hay nada mejor que quedar con ganas de un poco, sólo un poquito más.

 

-Imagino que recomienda beber agua para tragar esta pasta de pescado y cerdo que se forma en la garganta, profesor.

 

-¡Por supuesto! Ese esnobismo gañán de ahorrar en potaje para gastarlo en vino es contraproducente y hay que valorar el lujo de disponer de agua potable en las cañerías. Es cierto que a veces hemos recomendado algún tipo de acompañamiento espiritual, pero eso sólo aumentaría el problema de las lorzas, disminuiría el contenido de la billetera y podríamos emborracharnos y dormirnos a la hora de pagar un recibo domiciliado antes de las 11:00 de la mañana en el banco correspondiente.

 

-Hay que reconocer que es un plato ligero... ¿De segundo, bitte?

 

-El complemento ideal que sin perder el gusto del paladar del primer plato, sí que logra aumentarlo placenteramente acompañado del suave dulce del pan que lo acompaña como complemento lejos del rol de ser utensilio para rebañar el plato: aires de la Sierra con fragancia de pasas...

 

-¿De la Sierra? ¿No será un serrucho, que es rico en hierro, profesor?... ¡Por los clavos de Cristo, profesor, esto son taquitos de jamón serrano con trozos de una caracola con pasas...!

 

-¡Refalfie, Skizo´s! ¡Refalfie de consumista mal acostumbrado! Los taquitos de jamón serrano terminan de completar la dieta porcina del plato a la vez que la caracola con pasas debidamente troceada de acuerdo al jamón y su tamaño nos dan la misma sustancia que un buen bocadillo de ibérico sin peligro de que las lorzas encuentren aliados en su guerra por jodernos la ya de por sí jodida figura. Además el agua engorda la masa del bolo alimenticio y la sensación de saciedad es total pero sin una indigesta reposada de la comida.

 

-Creo que voy entendiendo la filosofía de sus menús, profesor: que se salive ya con sólo el nombre para descender a medida que consumimos el menú a un desasosiego por terminar cuanto antes y volver a la mierda de rutina diaria, aunque reconozco que la tripa queda satisfecha...

 

-De postre y para terminar la saludable ingesta, un clásico como es un yogurtado de base de yogur de medio litro del Lidl en sus dos variedades de fresa o melocotón con fruta del paraíso, rociado y extendido sobre gusanitos del Alimerka, conocidos como aligusis.

 

-Esta farrapa de gusanitos y yogur es sencillamente vomitiva, pero si se cierran los ojos entra bien y las arcadas se aguantan hasta terminar la ración...

 

-Por otra parte ya habrán notado los lectores y antes las lectoras que sobra de los envases para al menos otras tres raciones o una cena romántica de sábado sabadete...

 

En resumen, tenemos un plato apetitoso donde las dosis de cada recipiente dan de sobra para tres menús monodosis por el siguiente precio:

 

  • Gusanitos aligusis de ALIMERKA – 0,79€

  • Yogur 500g de Lidl - 0,69€

  • Caracola con pasas de Lidl – 0,30€

  • Jamón de york MERCADONA – 1,55€

  • Sardinillas de Lidl – 0,65€

  • Taquitos de jamón MERCADONA – 2,15€

    TOTAL...........................6,13€

 

Si tenemos en cuenta que como apunté anteriormente, la cantidad que compramos envasada nos da para al menos cuatro raciones saliendo cada menú por apenas poco más de 1€. Y sobre todo ganamos la guerra a las lorzas privándolas de alimentos grasos, calóricos y en ocasiones hasta indigestos.

 

-Por no hablar de lo que ahorramos en papel higiénico ya que si cagamos al son que tragamos, poco habrá de desaprovechable, ein?

 

miércoles, 8 de enero de 2014

miércoles, 20 de noviembre de 2013

 

 

MENÚS CRÍTICOS PARA UNA CRISIS

 

Con la colaboración del profesor T. A. Rambaina

en exclusiva para The Adversiter Chronicle

 

Fanfarria del Cantábrico y Mediterráneo con champiñones y base tropical

 

Un nuevo menú calibrado y equilibrado para sufridores de cola del paro, subsidiados y de rentas ínfimas, lo cual es decir toda la clase media-proletario-consumista pero sin renunciar a la calidad y el glamour de disfrutar de un menú acorde a los tiempos de perdida de poder adquisitivo, alta cocina de bajo presupuesto a cargo del profesor T. A. Rambaina...

 

- ¿Qué menú traemos hoy, profesor, ein?

 

-Como siempre un menú de bajo costo pero científicamente estudiado que aporta los nutrientes necesarios para soportar jornadas de poco esfuerzo físico pero sí con desgaste mental. Para éste último el menú aporta pescado del Cantábrico que viene muy bien al cerebro pero además tanto primer plato como segundo y postre viene todo en conjunto, compacto en su presentación que predispone a una ligera saturación mediante el órgano de la vista, no es cuestión en estos tiempos permitirse el ya lujo de dos platos y postre. Pero con la `Fanfarria del Cantábrico y Mediterráneo con champiñones y base tropical´ no se renuncia a ningún plato aunque todo se sirva en el mismo ídem.

 

-¿Tenemos a mano la forma de adquirir los ingredientes?

 

-¡Por supuesto,estimado Skizo´s, por supuesto! Teniendo en cuenta que en estos tiempos la fidelidad a las marcas y a los propios supermercados, superficies comerciales y ultramarinos se sacrifican en aras de la economía doméstica y sin domesticar, unido todo ello a la disposición de mucho tiempo libre tras sellar, ojear las demandas y soltar cagamentos a la banca, podemos pasear tranquilamente y entrar en los distintos establecimientos donde adquirir los ingredientes. Además la sensación de estar ocupado y gracias a la selección de ingredientes económicos no gastar tanto y volver más veces a comprar nos proporciona la sensación de seguir siendo consumistas logrando el efecto de en el peor de los casos gastar lo mismo pero en varias veces y en el mejor de los casos incluso ahorrar en comparación a la época de vacas gordas donde primaba el pedigrí del producto en lugar de ahorrar... Ya digo y reitero que esta sección no trata tanto de ahorrar sino de gastar y consumir mejor a la vez que la dieta no se vea alterada en sus nutrientes por los bolsillos castigados. Los productos que aquí utilizamos también se han seleccionado por la capacidad de contenido de los envases de forma que tengamos ingredientes para repetir el menú al menos cuatro veces.

 

-Estimado profesor, debería ser usted asesor del ministerio ya que es sorprendente como logra aunar el bienestar digestivo con el mental porque es cierto que si se comprara como en la época de las vacas gordas con el poder adquisitivo actual por parte de la clase media mediocre, sólo iríamos un par de veces a la compra y nos desasosegaría no poder consumir... ¡Sublime profesor sublime!

 

-Pues sin más preámbulos, pasemos a la cata de `Fanfarria del Cantábrico y Mediterráneo con champiñones y base tropical´.

 

Mmmm! ¡Rico pescadito de nuestras costas, el toque de los trópicos y champiñones! ¡A ver, a ver esa deliciosa ya sólo con el nombre `Fanfarria del Cantábrico y Mediterráneo con champiñones y base tropical´...

 

¡Pero qué cojones de plato es ésto, profesor, ein?!

 

-`Fanfarria del Cantábrico y Mediterráneo con champiñones y base tropical´ y servido todo ello en monodosis compacta, con lo cual hasta ahorramos en lava vajillas, estropajos, guantes y agua.

 

-¡Redios! Pero si hasta quita la gana de comer, por los clavos de Cristo!

 

-Es la ilusoria sensación de saciedad mediante el órgano de la vista que citaba antes, Skizo´s, no se preocupe y comience la cata.

 

-Sí... Vamos a describir esta especie de castillete variopinto que me ha servido... Imaginen una rodaja de piña, le ponen en el agujero un medio melocotón y rellenan éste de champiñones, en medio de los mismos dos aceitunas rellenas de anchoa y sobre éstas dos boquerones en vinagre en aspa... Oiga profesor, estos boquerones gotean pringue y salpican de sabor a las aceitunas y toda la planta baja...

 

Esa es la fanfarria, una cascada de sabor que inunda el resto de ingredientes sin llegar a colapsar el sabor original. Por otra parte el almibarado que impregna a los champiñones le da un agradable toque afrutado. Pero además los componentes de este menú permite un ahorro extra en la factura del gas ya que se prepara en frio.

 

-¿Quiere decir que esta mezcolanza sirve para varias veces antes de volver a adquirir los ingredientes, ein?

 

-¡Exacto Skizo´s! Las latas de melocotón recomendadas y que pueden adquirirse en MERCADONA traen cuatro mitades y la de piña del mismo establecimiento diez rodaja. La bandeja de boquerones es generosa en ejemplares y da al menos para diez raciones. La lata de champiñones para otro par y las aceitunas del Lidl en lata pequeña, pack de seis, da para cuatro veces...

 

En definitiva, Skizo´s, se trata como ya expuse de que seguimos manteniendo el hábito inducido por el consumismo sistemático de salir a comprar porque eso de quedarse en casa se soporta y estar sin trabajo hay que tolerarlo por narices, pero estar sin gastar crea síndrome de abstinencia al ciudadano y ciudadana que se gastan en la compra su presupuesto mensual en gran medida.

 

-Si desde un punto de vista de ciudadano en crisis no hay nada que objetar... ¡Ups!

 

-Como puede apreciar y los dos oler, resulta un alimento además favorable a la descongestión intestinal como lo prueba el pedo que acaba de tirarse, Skizo´s.

 

-¡Se me habrá caído que yo tirar no tiro nada, que decía el Arévalo! ¡Bbbrrrppss!

 

-Flatulencias aparte que sólo muestran lo digestivo del menú, queda la `Fanfarria del Cantábrico y Mediterráneo con champiñones y base tropical´ con el siguiente costo de ingredientes:

 

  • Piña en jugo de MERCADONA: 1,40€

  • Lata de melocotón de MERCADONA: 1,75€

  • Lata de champiñones laminados de Alimerka: 1,49€

  • Pack de olivas del Lidl (lata pequeña): 2,29

    TOTAL: 6,93€

 

Con una pequeña extrapolación y una media aritmética al alcance de cualquiera, vemos que en realidad el menú sale a menos de tres euros y nos quedan ingredientes para sucesivas ingestas. En este caso no acompaño el precio de los palillos ya que ahora que se consume menos también quedan menos restos entre los dientes y disminuye el consumo de los mismos, que por otra parte teniendo en cuenta el número de palillos en cada envase, tendría una repercusión casi inapreciable aunque se gastara más de un palillo por menú...

 

-¡Uy! Creo que he desfasado el presupuesto: ya van dos palillos que me doblan...

 

 

 

 

 

 

 

 

 

jueves, 7 de noviembre de 2013

 

 

Restaurante El Mediterráneo:

cachopo de setas y cecina

 

Alfonso I - 16, Gijón- España

 

Tocaba convidar por celebración de cumpleaños y nada mejor que escoger un sitio fiable y acogedor pero con el calor y sabor hogareños: El Mediterráneo.

 

El equipo de cata de The Adversiter Chronicle ya había paladeado el chuletón:

 

http://theadversiterchronicle.blogspot.com.es/2011/10/fogones-de-fogueo-suplemento-farton.html

 

 

Para esta ocasión y dado que no era una cata programada, nos ponemos en las manos de Jose, el camarero flamígero como después veremos, que dada la carestía de pecunio presupuestado para el convite y no quedar cutre ante la damisela, necesitaba de una sugerencia acorde al presupuesto y de paso quedar como todo un señor, que siempre garantiza una posible recompensa erótico festiva u al menos que no nos manden al cuerno.

Finalmente se escoge el cachopo de setas y cecina acompañado de ensalada y patatas fritas. Pudimos comprobar que la carta del menú del día sigue siendo una de las más competitivas de la ciudad donde sin menoscabo de la calidad no hay aumento de precio, cosa rara en estos tiempos donde en la mayoría de garitos no sólo se sube la minuta sino que desciende la calidad del producto.

 

De bebida pedimos vino y gaseosa, era un miércoles y no es cuestión de ponerse pedo ya de almuerzo y correr el riesgo de que la damisela nos enviara al cuerno poco después de los postres...

La sugerencia incluía la garantía de que un cachopo daba para dos comensales como era el caso. Sin dudar de la palabra de Jose,. Confieso que tenía mis dudas ya que abundan en la urbe y alrededores renombrados establecimientos que sí ponen cachopos de calibre artillero naval pero que suponen una desilusión por cuanto la cantidad vista colapsa ya las ganas y casi las entrañas por ese extraño axioma que practican algunos fogones de dar un cachopo enorme con su interior abultado y trazas gustativas de fritangas anteriores...

Las dudas comenzaron a disiparse para finalmente desaparecer cuando hizo asiento en la mesa la bandeja con el cachopo: tamaño justo que invita a comer sin fartar por la vista, apetitosa presencia y bella estética en la presentación en la fuente con la gracia de Lorena al servir, aunque olvidado el escarmiento de la anterior visita al establecimiento, su sonrisa no despertó mis sospechas de un posible cataclismo, no edulcorado como la anterior degustación con el azucarillo de a kilo y el cucharon, sino ardiente e infernal con el show del camarero en llamas...

Hay dos maneras de saber si un convite es un éxito y una de saber si sorprende a la damisela invitada: las primeras son por el órgano del gusto una y la cara de satisfacción de la damisela la otra, tenemos que decir que en este aspecto el cachopo entra solo y es una fanfarria de sabor con la magia de Geli a los fogones que cual nigromante logra el sabor filosofal de convertir en apetitoso, sabroso y delicioso lo que toca a la hora de cocinar.

 

La manera de saber si se ha sorprendido gustosamente a la invitada es el hecho de que hable poco, expresión da placer al masticar y que pase de nuestros intentos de seducción a la mesa aunque tal carestía es augurio de la recompensa posterior que desafortunadamente no siempre se cumple pero si no recuerda nuestros encantos al menos recordará el convite...

 

Al cachopo y su escolta no hay nada que se le pueda objetar estando los tres elementos del plato exquisitos. El calibre es el apropiado sin quedarse corto ni pasarse lo cual siempre se agradece porque una cosa puede estar muy rica que si es escasa siempre se nota y si es abundante puede llegar a empachar antes de haber terminado.

 

Setas y cecina de relleno a la altura de calidad del filete y del empanado, que éste último no siempre lo hacen bien y requiere de sapiencia ya que un empanado mal hecho logra que no se disfrute. El conjunto pasó la exigente prueba del cuchillo o teorema del partido: no se desarma el tinglado al trincharlo con cuchillo y tenedor para llevárnoslo a la boca. Parte bien en dos mitades sin ir dejando desparramadas la seta y cecina entre la fuente y el plato salpicando la mesa, no suponiendo el cortarlo ningún problema.

 

Un sobresaliente al cachopo de setas y cecina.

Llegados a los postres, pedimos helado por varios motivos: es digestivo y no supone un desgarro presupuestario, aunque el vecino de la mesa de al lado pidió arroz con leche, que recomendamos encarecidamente.

 

Si en nuestra anterior cata fuimos víctimas de Lorena, al pobre hombre vecino de mesa le tocó Jose para servir el postre que a la postre sería una trampa mortal para comensales no avezados.

 

Sirve el arroz en su cuenco y se saca de la manga una especie de soplete liliputiense para requemar el azúcar sobre el arroz con leche, nada que objetar por cuanto las nuevas tecnologías también se utilizan en hostelería, pero de repente ese artilugio infernal suelta una llamarada digna de caldera del Titanic y poco faltó para que el camarero ardiera como una tea, al tipo se le quemaran las pestañas y al equipo de cata de The Adversiter Chronicle salir por piernas ante el voraz incendio que imaginamos iba a tener lugar...

En realidad, supimos luego, se trata de una performance de Jose como aliciente y espectáculo a la clientela, mas si se descuida un poco va a terminar abrasado aunque nos atrevemos a hacer la siguiente recomendación: si a los postres es Lorena la encargada del azúcar y Jose el encargado del requemado, llamen a los bomberos porque incendio se prepara...

Comida cumpleañera en tiempos de crisis y pérdida de poder adquisitivo que no impide no obstante darse un pequeño homenaje sin descalabrar la cartera, todo ello gracias a establecimientos como El Mediterráneo que te asesoran al presupuesto festivo y con calidad y presencia en la sugerencia. Porque es cierto que la crisis afecta a todos pero aún quedan hosteleros en la ciudad que sin renunciar a su esencia tampoco renuncian a la idea de adaptarse y cuidar amén de mantener a la clientela...

Así que si andáis cortos de aurelios nada mejor que El Mediterráneo,donde su carta abarca desde el desayuno a la cena pasando por el plato del día sin menoscabo de especialidades y sugerencias nada estratosféricas a la hora de pagar y donde a la gracia y amabilidad de Geli y Lorena se suma el espectáculo a los postres de flambeado de camarero por Jose.

 

Eso sí, si veis que antes de requemaros el arroz advertís que acaba de cargar el soplete, salir por patas o poneros un traje ignífugo...

 

martes, 29 de octubre de 2013

 

 

Cena frugal de digestión natural

 

Continuamos la serie de Menús críticos para una crisis con la inestimable colaboración del afamado profesor T. A. Rambaina.

 

-¿Qué menú nos propone en esta ocasión, profesor?

 

-Está claro que la merma de poder adquisitivo de las clases medias mediocres no puede basarse en la mortadela y pan de molde de las clases pudientes que se nutren de suculentos pinchos en vinaterías de estilo. Hoy proponemos una cena que proporcionará a los parados a sopa boba del pensionista de turno la cantidad necesaria de nutrientes y proteínas necesarias para soportar horas de retransmisiones televisivas sin peligro a las lorzas inherentes al sedentarismo del parado o parada que debe conservar energías por si le sale un trabajo...

 

Se trata en definitiva de comida asequible a precios muy razonables, Skizo´s.

 

-Si como siempre que un gobierno dice que la cosa mejorará el año próximo, seguimos en plena crisis en 2014 resulta una cena apropiada ya que hay mundial de fútbol y habrá población en paro que se trague todos los partidos con el riesgo consiguiente de las lorzas por usted citadas, profesor.

 

-Para ello combinaremos productos del Lidl con los de Alimerka, superficies cerca de cada barrio y que hay que reconocer que ofrecen productos asequibles y dentro de las normativas correspondientes a los distintos alimentos en sus expositores, Skizo´s.

 

-¿Qué opina de la polémica entre estas superficies y MERCADONA sobre cuál es más económico, ein?

 

-MERCADONA es el Corte Inglés de las clases medias mediocres Skizo´s. En realidad se encuentra lo mismo si bien es cierto que MERCADONA oferta más productos llamados blancos aunque su sabor en ocasiones deja que desear aunque si se consume desde la infancia enganchan y no se quiere otra marca. Pero aquí se trata de mercadear la cesta de la que se viene del paro, del médico, de tomarse el cafelito mirando ofertas de trabajo en la prensa...

 

MERCADONA exige llevar coche mientras que estas superficies que citamos permiten una cercanía a pinrel y Coche de San Fernando sin cansar nuestras piernas. Además hay cosas básicas que son más económicas. Pero lejos de reavivar polémicas simplemente adaptamos la compra de ingredientes al menú, si esta sección fuera dirigida al funcionariado recomendaríamos las bandejas de cosas para el cocido o las carnes fileteadas o chuletas donde MERCADONA no tiene rival. Además no hace falta mucho aceite para prepararse unos filetes de MERCADONA, sueltan tanto líquido espumoso que se doran bien por ambas caras.

 

-Pues aclarado el tema, vayamos a la cena, profesor, bitte.

 

-Prepararemos delicia de croasán con relleno de fantasía con uvas, postre de yogurteado de fresas y regado con vermú blanco italiano.

 

-¡Vive Dios, profesor, que sólo el nombre ya nos rememora comedores principescos de fantasía rusa en cena de gala con Vladimiro Putin de anfitrión, redios!

 

-Además los ingredientes principales de la delicia de croasán con relleno de fantasía de uvas vienen en paquete con dos unidades, con lo cual a un módico precio tenemos solucionadas dos cenas, cosa que siempre hace procurar una reposada digestión.

 

Permítame que le sirva el vermú que debe tomarse ligeramente frío ya que a temperatura ambiente es posible que se produzcan perforaciones estomacales e intestinales si bien algo refrigerado es un purgante de garganta cojonudo. Nada que envidiar a otros brebajes matarratas de mayor precio.

 

-¡Coño! Está cojonudo profesor, cojonudo. Sabe igual que el Martini y entra solo... Sirva, sirva, que se estropea una vez abierto, sirva profesor.

 

-Como puede apreciar, Skizo´s, a la segunda copa de este brebaje italiano su mente ya se predispone a una ingesta agradable de cena, quiero decir que la euforia permite disfrutar plenamente de la delicia de croasán con relleno de fantasía de uvas, que luego al mezclarse con el postre yogurtado provoca unos ritmos peristálticos que garantizan una expulsión reposada pero sin estar exenta de placer por lo cual este menú es el que denominamos `Cena frugal de digestión natural´, Skizo´s.

 

-¡Pues vamos a ello que este vermú realmente abre el apetito, páseme la delicia esa fantasiosa!

 

-¡Aquí tiene una cena completa para parados: delicia de croasán con relleno de fantasía con uva!

 

-¡Pero no me toque los cojones, profesor! ¡Esto es un croasán rebanado por la mitad con una caracola con pasas dentro a modo de relleno!

 

-Es una forma imaginativa de engañar la psique, una psique ya atormentada por la situación de crisis económica y de estar engrosando las filas del paro, Skizo´s. No se deje llevar por el ímpetu refalfiado de consumista mal acostumbrado...

 

-¡Esta es una cena de mierda a base de bollería barata con aturdimeinto etílico previo para adormecer la consciencia, el buen gusto y no ver bollería sino una de esas fantasías que dice usted!

 

-¡Bobadas, bobadas! ¡Simples bobadas de clase media mediocre mal acostumbrada por el Sistema! Esta cena proporciona vitaminas, grasas y proteínas para ser digeridas en estado de semi inconsciencia sin pesadumbres de pensamientos que nos desvelen. Al día siguiente la mierda será igual en la rutina diaria, pero dormiremos como lirones y de mañana evacuaremos como relojes. Claro que si se deja llevar por sus impulsos mal acostumbrados, podrá cenar bien una noche y andar hambriento el resto del mes. Esta cena es un manjar de dioses que combina lo mejor de la tradición panadera y de bollería de los supermercados a un precio más que razonable, Skizo´s.

 

-Le doy la razón por dos motivos: uno que creo que ya estoy pedo con este vermú de mierda y la otra que si cierras los ojos la cosa ésta de fantasía llena el estomago y provoca una saciedad realmente desagradable que hace pensar en vomitar si se piensa en más comida... A ver el yogurtado ese, profesor. Y sirva otra copa de vermú, bitte.

 

-Aquí tiene. Como puede ver el yogurtado viene en envase de 500 gramos que sirve bien racionado para cinco postres.

 

-¿Pero donde está el yogurtado? ¡Esto es el típico yogur grande del Lidl con sabor a fresa y trozos de cadáver de la misma, redios!

 

-Pues eso Skizo´s, eso: yogurtado de yogur grande y en tarro, como adjetivo calificativo de cantidad mayor al yogur de talla normal.

 

-¡La madre que le parió! Esto no es una cena digna de Putin! ¡Es una cena de “putin” pena, por los clavos de Cristo!

 

-Bobadas, bobadas. La minuta queda de la siguiente forma:

 

 

 

  • Romanetti vermouth – 2,09€

  • Caracola con uvas - 0,60€

  • Croasán curvado - 0,29€

  • Yogurtado de fresa - 0,60

  • TOTAL: 3,58€

 

En resumen estimados lectores y lectoras, que estar en el paro no supone que andemos con hambruna y mal digeridos. Esta cena al menos dos veces por semana os garantiza un reposo adecuado y alimentos digeribles que si bien sacian sin llenar tampoco llenan saciando porque al acabar la botella del brebaje italiano es casi seguro que ya estaréis en el primer sueño, sueño tonificante por cuanto necesita de tener una botella de tónica en la mesita y a mano ya que es posible que la necesitéis durante el descanso nocturno y la consiguiente digestión tras cenar delicia de croasán con relleno de fantasía con uvas, postre de yogur de fresas y regado con vermú blanco italiano.

 

-¡Bbrrppss!

 

jueves, 18 de julio de 2013

 

 

 

Suplemento fartón cutre de The Adversiter Chronicle

 

 

 

Sidrería Casa Pepe

 

Carretera a Pola de Siero, 67- Gijón, España

 

 

 

Estuvimos al poco de su apertura degustando el plato del día y llegado el buen tiempo se hacía obligado volver para disfrutar de la magnífica terraza y de paso catar la carta.

 

Elegimos para ello escalopines al cabrales, filete con patatas y ensalada.

 

 

 

Alguien puede pensar que estos dos platos, así a bote pronto, no tienen mayor ciencia y están a disposición en la carta de menú de cualquier garito, no lo vamos a discutir pero tras probar las artes culinarias de Priscila, a cargo de los fogones, el equipo de cata de The Adversiter Chronicle decidió hacer la prueba del algodón: platos comunes a otras cartas y ver si hay diferencia eligiendo un plato típico de la región que suelen demandar los visitantes y turistas junto a otro plato sencillo como es el clásico filete con patatas...

 

 

 

Para beber elegimos sidra y un vino de León del que Fernando el chigrero hace gala de disponer y que no defrauda al paladar: recio, de buen sabor y acompañante excelente para la comida o cena. No es un vino apto para estos nuevos sibaritas y entendidos del vino que se gastan casi cuatro aurelios en beber rimbombantes marcas que engordan la minuta casi tanto como los postres y las flores al desayuno, hablamos de vino que sea digna compaña de la comida, sin esos sorbitos pequeños que hacen que dure más la copa y engorde menos la cuenta, de tragos largos, reposados disfrutando del paladar...

 

De la sidra, que las hay infumables, sólo decir que tanto Fernando como Priscila gustan del manzanero néctar y son los primeros en catarla y si es apropiada para los parroquianos, en ese sentido podéis disfrutar tranquilamente en la terraza de los culines porque no produce ardores o molestias sino más bien todo lo contrario: alegría, placentera sensación y ese pedete lúcido amigo de tertulias y jarana entre compadres desconocidos unidos por el buen ambiente; hay que decir que ya empiezan a ser famosas las noches de Casa Pepe, como las denomina el chigrero y donde vecinos, transeúntes y parroquianos terminan a la mesa al calor de las charlas salpicadas de anécdotas, buen humor, algo de picardía y mucho calor humano a lo que se una la variada oferta musical que selecciona Fernando...

 

Espíritu de chigre de antaño con el glamour de los tiempos modernos pero que ya resulta difícil encontrar en las grandes ciudades de Asturias: la camaradería campechana donde no hay diferencias al amparo de una botella y unos culines.

 

 

 

Ya llama la atención el formato de presentación de los escalopines en plato ovoidal donde el contenido no deja resquicios en el continente, hay sitios de postín y puestín donde aparte de pagar la primada quedan resquicios en blanco sin rellenar por la manduca.

 

La salsa es sencillamente sublime y demuestra el arte de la cocinera, no es esa salsa que según entra está de puta madre pero al tercer bocado te arde la garganta y el cabrales se vuelve repelente porque sencillamente quema, todo lo contrario: textura apropiada, ni sólida ni licuosa; sabor bombonado de matices que hace que rebañes con el pan y mojes las patatas sin que se acumule la fortaleza del queso pero sin empañar el mismo para disimularlo siendo la salsa perfecta y equilibrada a la vez que agradable a la vista.

 

Las patatas sí son patatas fritas, no esas cosas que suelen poner últimamente en algunos garitos, y de la carne sólo puedo decir que es tierna, los escalopines sí son escalopines tanto en tamaño como grosor y que hace falta pedir más pan porque como ya dije te pones compulsivamente a rebañar, fartón total en ese aspecto.

 

 

 

Y si los escalopines fueron una agradable sorpresa, con el filete con patatas llegó el reencuentro con sensaciones perdidas hace mucho tiempo...

 

Que Priscila es una maestra de la cocina lo demuestra un pequeño y puede hasta parecer insignificante detalles: trocitos de ajitos fritos sobre el filete como nos hacían antaño las abuelas y madres, en esa porción maestra que entra primero por el olfato suave y deliciosamente logrando poner las glándulas salivares a pleno rendimiento ya desde que apreciamos aroma a ajo frito, aceite de oliva y el recuerdo de la infancia que antecede la llegada del plato y hace que los parroquianos en la barra sientan la tentación del apetito.

 

Excelente calidad de la carne y la preparación tanto de escalopines como del filete sólo pueden tildarse de magistral.

 

 

 

Así que si estáis de escala en crucero de autobús, si sois sibaritas del buen comer y la fartura, queréis sorprender a la pariente o simplemente os apetece haceros un homenaje, Sidrería Casa Pepe.

 

Ya no hay escusa para no probarlo y con estos soles disfrutar de su terraza si estáis por el Parque Los Pericones, asistentes a hípicos en Viesques o buscáis alternativas a los garitos oficiales con precios de generalato y rancho de tropa...

 

 

 

 

 

sábado, 25 de mayo de 2013

"Fogones de fogueo", suplemento fartón cutre

 
Suplemento fartón cutre de The Adversiter Chronicle
Pizzería La Pérgola
Visitamos hoy un clásico de la ciudad de Gijón. Situado frente al Muro (tras la ingesta del caldo de acompañamiento de la comida como bebercio no estoy seguro de si vi el número de escalera o el del coche de bomberos) su comedor ofrece una insuperable panorámica de la playa y su paseo y los paseos de los operarios trabajando en el carril-bici.
 Lugar de recuerdos para generaciones de gijoneses que ahora acuden con sus hijos a donde antes les llevaron sus padres. Un auténtico maestro fogonero en la cocina y precios asequibles y de calidad superior a otras volcánicas pizzerías de la ciudad donde además de ser más caro es de inferior calidad al gusto, esa calidad de la comida hecha con cariño y esmero…


En esta ocasión el equipo de cata de The Adversiter Chronicle eligió escalope milanés.
Soberbia presencia, contundente tamaño, de tierno calibre y deliciosamente recubierto de queso fundido y salsa boloñesa con guarnición de espagueti.
Puede al ver acercarse el plato que nos entre la congoja de ser incapaces de terminarlo, craso error: es a la carne lo que el chocolate a los bombones; una vez das la primera dentellada estalla una fanfarria de sabor y un arco iris de cromáticos sabores gustativos con el dulce acompañamiento de los espagueti.
Sencillamente digno de reyes, presidentes de república y dictadorzuelos varios sin olvidar la alta jerarquía eclesiástica.
Llegada la hora de los postres, con esa serena fartura de quedar lleno pero no mal agusto ni deseando pedir más, no pudimos resistirnos a solicitar la presencia de tarta de chocolate casera…
¡Ay Dios todopoderoso! ¡Que magnífica delicia para caer en las garras del pecado de la gula!
Esponjosa al dentado, justa densidad de dulzura y calibre casero de cuando la güela nos daba el postre, sencillamente te vuelves yonki de la jodida tarta y te destroza el alma de fartón ver como mengua a cada bocado hasta llegar al último donde cierras los ojos sabiendo que pocos placeres como el que acabas de devorar te depara el resto de tu insignificante existencia tras catar los placeres del Paraíso gastronómico…
Sólo en Sidrería Casa Pepe, en Las Quintanas carretera a Pola de Siero (ver número anterior de Fogones de fogueo) ha tenido la oportunidad el equipo de cata de The Adversiter Chronicle de degustar el placer de los postres caseros, no hechos en la cocina donde a veces sirven flanes infumables tanto de presencia como de sabor, cocinados como si fueran a comer los de casa y no clientes.
 
 
 

martes, 7 de mayo de 2013

"Menús críticos para una crisis", por el profesor T.A.Rambaina

 
Una sección a cargo del profesorT. A. Rambaina
en exclusiva paraThe Adversiter Chronicle
De nuevo estamos con el profesor T.A.Rambaina y una nueva propuesta de menú alimenticio, digestivo y lo más importante, económico.
 
-Bueno profesor, estamos ya en primavera, llega el calorcito y nada mejor que un menú que no rasque en demasía al bolsillo… ¿Qué propuesta nos trae hoy, ein?
-Dado el aumento del número de parados y la progresiva pérdida de poder adquisitivo, hoy haremos un menú idóneo para jornadas de pensamientos deprimentes, pateo de calles y búsqueda de trabajo y hartazgo de ver retransmisiones deportivas en la tele. Este estilo de vida impuesto por las circunstancias requiere una alimentación adecuada en proteínas, grasas digeribles que no acaben engrosando los lípidos de las lorzas y vitaminas para atenuar el desgaste ocular viendo la súper tele de plasma, recordatorio macabro de la época pasada de ladrillo y pelotazo consumiendo a crédito bancario.
-Mmmm… ya me relamo de gusto… Filetes, lubinas, algo de marisco y sin faltar el sano y venerado jamón serrano en sus distintas variedades… ¿Por dónde empezamos profesor? Estoy deseando iniciar la cata…
-Empezaremos con productos riojanos, fuente de vitaminas, proteínas y grasas digestivas… Aquí tiene Skizo´s, pruebe pruebe…
-¡Redios! ¡Esto es una lata de banderillas! ¿Dónde está el rioja riojano y los riojanos embutidos y asados?
-Es usted un consumista resabiado Skizo´s. Envasados en Logroño, estos encurtidos son un alimento formidable para suplir carencias de vida sedentaria por circunstancias de la crisis. El pepino, qué decir del pepino, alimento vital en una etapa de nuestra evolución… El pimiento, saludable a más no poder y qué decir de la guindilla que añade alegría al paladar en su justa medida para alcanzar la oliva antes de la cebollita y su buen ácido fólico. Cena de reyes en un práctico envase a 1€ y con dosis suficientes para tres días bien racionado. Ideal para fiestas sorpresa, invitados sorpresa y todo tipo de sorpresas sociales.
-¡Aaagsss…! ¡ Pica redios, pica!
-De segundo nada mejor que productos cántabros de Santoña. Filetes de anchoa de marca cutre cuya presentación nos hace olvidar que se trata de los deshechos de las marcas de pedigrí, pero si compramos coches checos cómo no consumir productos nacionales. Fuente de proteínas e hidratos de carbono en medidas saludables para el organismo…
-¡Aaagsss! ¡Da una sed de camello en maratón sin repostar por el Gobi, redios! ¿De beber?
-Agua del grifo.
-Oiga profesor, tras beber dos litros y medio y acompañarlo de este pan de molde de marca desconocida, como que estoy lleno pero sin la molesta fartura…
-Es un menú estudiado científicamente con animales de laboratorio. Piense Skizo´s que en estos tiempos si no cuidamos el organismo a la vez que el bolsillo, son tiempos proclives a la depresión. Una cena ligera pero alimenticia, nos da un descanso nocturno reposado y la alegría al levantarse de querer ser evacuado…
-¿Pero esto de la guindilla es malo para las almorranas no?
-¡Es cojonudo para las almorranas, las llena de vitalidad! Pero así jodemos al sistema haciendo uso de sus servicios sanitarios… Además cenar por sólo 3€ algún inconveniente tiene que tener, Skizo´s.
 
 
 

lunes, 21 de enero de 2013

"Fogones de fogueo", suplemento fartón

 
Suplemento fartón de
The Adversiter Chronicle

Sidrería Casa Pepe
Ceares/Viesques, 33204 Gijón
 

Traemos hoy uno de esos sitios que cuando abren, te preguntas por qué no abrió primero…
Entre Ceares y Viesques, en ese nuevo paisaje que ha creado la rotonda y nada más salirse de la misma en dirección a Pola de Siero, encontramos Casa Pepe, sitio de recuerdo para generaciones que tras un largo periodo clausurado abre con nueva dirección y nuevos bríos.
Para empezar el local es sencillamente delicioso, con barra y mesas pero que a diferencia de otros garitos tienen su ambiente propio sin ser provocado, tal es la elegancia de las mesas y sillas.
A primera vista puede parecer que no tiene mucho comedor, pero éste se completa con un pabellón que permite que convidemos a familiares, amigos o empleados en cena antes de mandarlos a un ERE, sin molestar ni ser molestados en el interior de la sidrería.
Para algunas molleras mojigatas, sidrería
es sinónimo de suciedad, pero os aseguramos que la limpieza tanto de local como de baños es la norma, lo cual aumenta aún más la sensación de bienestar de la clientela.
A la limpieza del continente se suma la limpieza en el trato por parte del personal, un trato, que combinado con la maestría en los fogones, proporciona una deliciosa experiencia gastronómica a lo que se une unos precios asequibles a ingredientes de calidad lejos de esas ofertas para tiempos de crisis basada en productos congelados y comida de batalla.
 
Elegimos hacer la cata un sábado y la primera sorpresa es el precio, igual al de semana y la variedad del menú con dos platos a elegir   de segundo y tercero siendo el primero sopa de marisco cuya fama pese al poco tiempo transcurrido desde su apertura ya es famosa.

El primer detalle diferenciador está en los manteles, toque de elegancia que no desentona con el resto del local.
De la sopa de marisco sólo podemos decir que ya quisieran muchos banquetes de boda, comuniones y saraos diversos contarla en su menú.
De sabor contundente, sin trazas de sopicaldos, ese ligero picantillo que gusta hasta quienes no degustan del picante y un sabor que rememora la cocina de casa, hogareña, de sinceridad en los fogones que hace que repitamos otro plato mientras sentimos que ya no es apetito sino gula el seguir saboreándola…
Sencillamente deliciosa y perfecta.
De segundo lentejas, plato vituperado durante la época de vacas gordas pero que siempre es reconfortante y saludable cuando están bien hechas: Sueltas sin deshacerse, chorizo que es tal y una vez más el sabor conocido del hogar, de esa comida hecha con esmero y que sirve de complemento al trato familiar sin caer en la faltosidad, tan común a tantos nuevos establecimientos hosteleros, para con el trato al cliente.
De tercero elegimos chipirones…

Aquí sobran las palabras y los elogios pueden sonar a pelotilleo, pero son dignos de ser probados y vistos: íntegros sin cabezas sueltas, apetitosos sin trozos empanados sueltos y de calibre contundente sin distintas tallas en la bandeja siendo éstas uniformes y apetitosas a la vista.
Por último pedimos flan de postre y entendemos que no haya las consabidas tartas industriales, helados industriales y cualquier otro postre industrial: sencillamente es postre casero, difícil de encontrar en el plato del día y que sencillamente es pecado de lo bueno y delicioso que está.
En resumen que Sidrería Casa Pepe es el lugar ideal para comer el plato del día tanto para el obrero y el plebeyo como para el aristócrata y el caballero, todo ello por ocho aurelios y salir con la satisfacción de estar bien comido y de haber descubierto un sitio que no desmerece de otros más céntricos y de más pedigrí amén de muchísimo más caros en comparación con la calidad que ofrecen.
Recomendamos encarecidamente que os acerquéis a probarlo porque merece la pena, lo agradecerá el bolsillo y quedaréis como Dios invitando a comer o cenar a familiares y amistades. Todo ello complementado con una rica y variada pizarra de raciones y tapas.
Sidrería Casa Pepe, un nuevo lugar a descubrir en la ciudad de buena comida o para tomar unas sidras.
 
 
 

martes, 1 de enero de 2013

"Menús críticos para una crisis",

 por el profesor T.A.Rambaina

 
Menús críticos para una crisis
Una sección a cargo del profesor T. A. Rambaina en exclusiva para The Adversiter Chronicle
Traemos una nueva firma colaboradora a The Adversiter Chronicle, el afamado profesor T.A.Rambaina que nos ofrecerá a lo largo de este crítico 2013 menús asequibles sin renunciar a nuestro estatus de consumistas compulsivos. Una sección que nos permitirá conocer la forma de comprar en superficies comerciales productos que nos harán volver a la época de vacas gordas al menos culinariamente.
 
-Bueno profesor, bienvenido en un nuevo año a una nueva sección.
-Gracias pero el agradecido soy yo, tengo la oportunidad de contribuir a que la ciudadanía esté menos jodida, claro que he de advertir que esta sección es para consumistas culinarios que han perdido su poder adquisitivo en el aspecto culinario…
 
-Pues se me ha adelantado… ¿Cuál será el primer menú, ein?
-He elegido un menú de nochevieja para consumistas que deben quedarse en casa y no salir de parranda a establecimiento hostelero: entrecot con patatas fritas y pimientos más ajitos.
-¡Redios que suena apetecible en estos tiempos de penurias, ese plato en menú de Nochevieja sale por unos 45-60 aurelios de vellón, profesor T. A. Rambaina!
-Bien, acudimos a una referencia en consumismo culinario a la clase media-mediocre económicamente hablando, el supermercado Lidl.
-Desde luego desde un punto de vista consumista es un sitio más bien ordinario…
-¡Oh, vamos, no empecemos con prejuicios clasistas, Skizo´s. Lo ideal sería ir a una tienda Corti y ser el rey del mambo llenando el carro con lo mismo y pagando el triple. Aquí se trata de no renunciar en la intimidad de la cocina hogareña a los manjares que el sistema de consumo a crédito nos permitía.
-Vale, vale, es su jodida sección profesor, pero más de un lector y alguna lectora se habrá sentido ofendido uno y pasmada la otra con semejante oferta comercial y que conste que soy yonki de sus helados de 500 gramos de fresa y de melocotón con maracuyá...
-Bien, entramos y cogemos una barra de pan rústico, pan que según pasan las horas adquiere una textura de chicle poco recomendable para bocadillos, pero cogiéndola en la hornada de última hora, llegará a la mesa en perfecto estado de digestión digerible…
-¡Cierto profesor y sin el hándicap del buen pan recién hecho que te hace devorar los cuernos calentitos en el coche y luego llega a casa descornado y con huellas de dentelladas!
- Llegamos al refrigerado cárnico y cogemos una bandeja de entrecot. Es una buena pieza de carne que en un momento dado permitiría a dos enamorados compartirlo sobradamente saciadas su hambruna, pero que para amantes del buen diente es la cantidad justa mono dosis.
-¡Por los clavos de Cristo! ¡Pedazo cacho carne! Pero… pero parece el chuletón que sale en Poltergeist andando sobre la tarima de la cocina, redios.
-¡Prejuicios Skizo´s, simples prejuicios de consumista mimado y mal orientado! Si vemos los sellos, cumple todas las garantías sanitarias que la UE exige a sus productores alimenticios.
-Coño profesor, la etiqueta trae que fue envasado hace casi un mes, producido en Holanda y procesado en Dinamarca… ¿Procesado? Suena como comprar una lámpara de piel en el mercado dominical de Treblinka un domingo de 1943…
-¡Simples prejuicios de consumista mimado, simples prejuicios! Adquirimos un pack de latas mono dosis de pimiento.
-¿Del Piquillo?
-No, de latas, sección de laterío. Bien, nos queda elegir el postre y la bebida. Por supuesto pasamos de vinos, hay una amplia oferta, pero este entrecot ya indigesta con la vista, imaginar además un tintorro ya produce acidez, así que elegimos una cerveza de nombre impronunciable que viene en una curiosa botella de corcho tipo La Casera de finales de los 70´s que luego puede servirnos de detalle en la estantería del trastero. De postre elegiremos el mousse de chocolate en oferta en envase doble. Está hecho en Francia pero debe tener sustancias adictivas y una vez comes uno, devoras el segundo.
-Aaaah, los franchutes, sabe de puta madre pero no sabes de que está hecho…
-Llegados a casa, freímos un plato de patatas en cantidad a gusto del consumidor, adobamos antes el entrecot con ajo de fino grosor…
-Primero habrá que sacarlo de la bandeja… ¡pero si viene plastificado dentro de la bandeja! ¡Snif, Snif! Oiga, esto huele raro… ¡Joder! Hundes el dedo y es como intentar hacer un agujero de forma manual en un bloque de hormigón, ¡redios!
-Prejuicios, prejuicios. Es normal que el embalsamiento presente cierta textura correosa al sacarlo de la bandeja…
 
-¿Bandeja? ¡Parece un ataúd!
-Aaaah, es usted un consumista mimado, Skizo´s. Mire, esto hay que dejarlo airear para que el aire haga que la carne se oxigene. No mucho, por eso hay que consumirlo a las pocas horas de sacarlo de la bandeja. Bien, freímos las patatas y luego, con una tenue pátina de aceite de oliva procedemos a freír el entrecot.
 
-Profesor, creo que este entrecot es chuleta.
-¿Por qué lo dice?
-Ha roto aguas.
-Oiga, ya me habían advertido sobre usted, pero no entiendo…
-¡Mire! Ha estado tres horas adobándose y ha llenado de agua el plato, parece una piscina…
-Es normal que este tipo de alimentos procesados suelte algo de líquido, sólo se deja llevar por los prejuicios. Bien, freímos bien el tocho de carne hasta que los mazacotes de grasa amarilla que veíamos al sacarlo de la bandeja estén tiernos. Hay gente que los desecha pero dan gusto a la carne y se consumen apeteciblemente aportando lípidos necesarios a nuestro organismo.
Servimos la pieza en el plato, basculamos las patatas por encima y echamos el pimiento que viene en una pieza coronando el conjunto. Los ajos se echan sobre la carne antes que las patatas, sacamos la cerveza que previamente dejamos enfriando y servimos al comensal.
-¡Juro y perjuro que está cojonudo! El pimiento no tiene el color de Los Martínez de toda la vida, es cierto, pero sabe a pimiento y el entrecot a entrecot…
-Aaah inocente y seducido consumista. En estos tiempos hay que recordar el axioma que dice que si tiene pinta de entrecot, sabe a entrecot y lo compramos por entrecot, es un entrecot.
¡Brrrrrpp! Aaaag, esta cerveza haría relamerse a un equino adicto a la cebada concentrada… Buurrggsss, aaag, desde luego es como meter desengrasante al filtro de la lavadora, esto debe purgar que da gusto y dolor posterior en el esfínter…  
-Prejuicios Skizo´s, simples prejuicios de consumista mal acostumbrado. El caso es que este mismo plato por fuera en Nochevieja saldría por más de medio centenar de euros y si le sumamos la cerveza de importación, y los mousse de chocolate, prácticamente nos dejamos el presupuesto en una cena…
-En eso sí que le doy la razón, tras cenar esto dudo que vuelva a tener más cenas… ¡Brrrppppsss!
En resumen hemos cenado como curas con el siguiente importe:
-Deluxe entrecot: 3,99€
-Pack de tres latas de pimientos: 0,90€
-Pan gallego: 0,45
-Postres de mousse: 0,69
-Schwaben Bräu Negra: 1,99€
TOTAL: 7,33€
-Pues mire profesor T.A.Rambaina, siempre que no digamos a los comensales el origen del producto, da el pego, sabe de pega y sólo falta saber si no se pegará a las paredes intestinales, aunque es cierto lo que dicen de que la cerveza es digestiva porque siento retumbar las tripas…
-Comida sana, consumiendo productos europeos, generando riqueza a los alemanes que dan puestos de trabajo en España y cenados como reyes, no me lo puede negar y todo ello a un precio irrisorio hasta 2008 pero recortado en 2012.
 
-¡O como presidentes de república! ¡Ay! ¡Ay!
-¿Pero qué le pasa ahora hombre de Dios, qué le pasa?
-¡Que creo que voy a jiñar como un etíope tras recibir una saca de alimentos de la Cruz Roja tras un año a suero líquido!
-Prejuicios, sólo prejuicios. Bien estimados lectores y lectoras, para el siguiente menú, algo acorde a la cuesta de enero: cena ligera a base de productos de Mercadona. Espero que disfruten del menú y recuerden que ahorrar en comer es gasto en medicamentos.
-De todas formas, lo que se ahorra en este jodido menú se gasta luego en papel higiénico y agua de la cisterna…
-Prejuicios, simples prejuicios… ¡Oiga Skizo´s, le ha caído un empaste…!
-No era un trozo del sebo que se ve que quedó entre los dientes y al endurecerse de nuevo se ha caído…
 
 

sábado 22 de octubre de 2011

"Fogones de fogueo", suplemento fartón

 
Suplemento fartón de The Adversiter Chronicle
 
Sidrería Restaurante
“Bar Mediterráneo”
Alfonso I, 14- Gijón-
Principado de Asturias
Excelente lugar el que traemos hoy a “Fogones de fogueo” tanto para tomar algo acompañado o no de tapas, tomar un excelente “menú del día” o comer entre la abundante carta a elegir, tomar sidra o simplemente sentirse a gusto.
Trato entrañable del personal, y no con las entrañas como otros establecimientos, ambiente saludable y distendido, generosos pases de pinchos y la gracia de José y Lorena y la maestría de Geli a los fogones.
 
Deciros que si andáis por la zona currando, es el sitio ideal para reponer fuerzas con una relación calidad-precio que os sorprenderá gratamente. Si queréis saborear un vino o unos culines, es el sitio perfecto donde nunca faltará forraje para soportar la ingesta de alcohol. Y si buscáis una cena romántica en la que sorprender a vuestra pareja para que luego no se sorprenda a la hora del desayuno, “Bar mediterráneo” es el sitio ideal.
Pero por si fuera poco lo anterior, deciros que todos los fines de semana hay ofertas que no se pueden desdeñar. Y una de éstas es la que traigo hoy: “el ofertón del chuletón”
Caminaba de domingo noche por las calles, esa hora maldita del domingo donde la amenaza del lunes se hace real. Mi estómago reclamaba su pitanza nocturna y sin dudar, entré en el “Mediterráneo”.
Presurosa y atenta acude Lorena a atenderme y cuando le confieso mis penas de hambruna me suelta que tengo “el ofertón del chuletón”.
Cierto que su gracia ya te embelesa de por sí, pero que me escupiera a los tímpanos “el ofertón del chuletón” hizo que mis neuronas bailaran Twist ante tal promesa de cena.
Me dijo el precio, que desvelaré al final para que os sorprendáis, y el contenido de la oferta: botella de sidra o crianza, ensalada de lechuga tomate y cebolla y chuletón de buey, creo que era de buey pero al final de la cena ya no lo recordaba de tanto regar con generosidad la ingesta.
Elijo el vino, sabedor por experiencia de que estos homenajes gastronómicos, que todos debemos darnos en solitario un par de veces al menos en la vida, precisan de abundante riego para poder tragarlo todo, y me sirven un crianza que combinó muy bien con la carne.
Ensalada generosa, en fuente grande, que te entra por la vista y devoras con las mandíbulas que se te quedan separadas cuando ves aparecer el chuletón.
Sencillamente delicioso, soberbiamente majestuoso y un auténtico orgasmo culinario. Tan rico estaba, que no me entraron esas ansias de saciedad a mitad del plato. La ternura y textura de la carne, el acompañamiento sinfónico de la ensalada, el alivio al sorbo de vino y el ambiente cálido del local y sus clientes, impedía cualquier otro pensamiento que fuera “que bueno está, rediós”.
Y estaba tras el postre en ese dulce estado nirvático del fartón, cuando tuve la desgracia de solicitar a la solícita Lorena un café…
El Todopoderoso no me iluminaba cuando hice tal petición. Todo fue normal en los primeros instantes, el típico caso del café a los postres y al depositar la taza con su juego correspondiente de cuchara y platito acorde al tamaño de la taza, me despisto de ver que Lorena escondía algo en la espalda con la otra mano. Su seductora sonrisa ocultó a mis ojos lo que era en realidad una mirada de vampira dispuesta a darte un ñasco y me pregunta con voz dulce si quiero azúcar de caña o del normal…
Mi vida tiene un antes y un después desde ese momento, esos segundos en que fartuco el mundo es una promesa de felicidad y el lunes aún está alejado pese a que falten treinta minutos para que lo sea…
No lo vi venir, lo confieso, y fue como un directo a la mandíbula que te deja sonado un par de segundos eternos. Sólo pedí, ahora me doy cuenta de que tal vez debería haber rogado, azúcar normal, el típico sobrecito con una dosis de azucar…
¡Me planta un jodido cartucho de a kilo de azucar con un cucharón porque tuve que picar aquel cemento blanco si quería endulzar mi café! ¡Pero la muy ladina desapareció en cuanto pude extraer a golpes de cucharón mi jodido azúcar, así que cuando me recuperé del shock y pedí el libro de reclamaciones nadie me creía!
El caso es que todo el festín me costó 20 aurelios, pero podría haber costado el doble como cuesta en otros sitios que sales con cara de primo. Yo os aseguro que en el “Mediterráneo” saldréis con cara de satisfacción y puede que hasta de susto como salí yo.
Sidrería Restaurante “Bar Mediterráneo”, uno de esos sitios a descubrir y al que The Adversiter Chronicle y su equipo de cata gastronómica volverá ya que Lorena ha jurado y perjurado que no se volverá a repetir lo del cartucho, aunque lo dice en voz baja para que nadie se entere de la verdad…
No lo dudéis que repetiréis, palabra de fartón.

viernes 24 de junio de 2011

 

Restaurante Hotel
Suero
C/ Suero de Quiñones, León
Llega el buen tiempo y el tiempo libre, aquellos que se libren del la cola del INEM, y nada mejor que escaparse a la vecina comunidad
autónoma que no autonomía como reclaman los leoneses. Y The Adversiter Chronicle recomienda en la siempre deliciosa ciudad de León un sitio que os sorprenderá
tanto por la calidad como por el precio.
Cuesta el menú dominical 12 aurelios de vellón pero os aseguro que si este mismo menú dominical lo comemos en el Principado nos saldría al menos por 40 aurelios por barba.

Y es que algunos establecimientos de relumbrón y menos
postín deberían aprender de sus vecinos leoneses ya que es notable que la calidad de la oferta gastronómica ha bajado pero los precios se han subido y en
el mejor de los casos mantenido.

De primero, el equipo de cata gastronómica de The
Adversiter Chronicle pidió la sopa de marisco. Que fanfarria de ingredientes:
langostinos de calibre generoso, almejas con almeja dentro, cosa que en Gijón cada vez menos ocurre y cuando ocurre la almeja está toda chuchurría o sencillamente no se puede abrir, trozos de calamar tierno y suave al paladar, berberechos y exquisito el caldo. Grata sorpresa fue y como Yoda fartuco me quedé, que diría en verso.
De segundo pedimos lechazo al horno y entrecot.

El lechazo sencillamente exquisito, de sabrosa salsa y
tierna carne que se deshacía en el paladar y del entrecot es imposible no decir algo que se quede corto. El equipo de cata gastronómica nos mirábamos incrédulos ante tal abundancia y arcadia gastronómica en menú de fin de semana a 12€ y resultaba imposible no hacer una comparación con establecimientos de Asturias y sonrojarnos ante la cruel realidad de que con ingredientes que se suponen en su mayoría lejanos de tierras leonesas, suceda que la birria sea en terruño patrio con abundancia de los ingredientes y que sean unos destripaterrones castellano-leoneses quienes brinden tales éxtasis al paladar.

De postre se pidió mousse de piña y flan casero.

¡Ay! ¡Ay! ¡Qué pecado! Sencillamente fabuloso, abundante, generoso, rico rico... Buuf, os aseguro que por estos lares sólo por el mousse y el flan ya nos cobrarían casi el importe de un menú de estos.
El mousse era sencillamente delicioso y el flan magnífico. Todo ello en adecuada presentación que pese a la fartura entró como Goñi de Presidente de la cámara autonómica: por bowlings aunque, en este caso sí, tenían título de calidad que les acreditaba para el cargo, y una vez se probaba el primer bocado postrero se certificaba la capacidad gastronómica del postre.

No lo dudéis, si vais a León a pasar un domingo, veranear o peregrináis, no dejéis de probar el menú del día en Restaurante Hotel Suero, encantador y eficiente servicio, comida de primera y sólo 12 aurelios,
cosa que se agradece y sólo ver el abarrotado comedor repleto de comensales ya es suficiente marchamo de calidad.

Y que aprendan los hosteleros asturianos de sus vecinos y menos quejas porque nos
sentemos toda la tarde el equipo de fútbol del barrio tomando sólo una botella de sidra, que si se esmeran un poco y miman al cliente, no tendrán primos que paguen una vez la primada y sí fieles parroquianos que repitamos todas las semanas.