T. A. Rambaina

miércoles, 10 de junio de 2020

 

Nuevos tipo de saludo para la nueva normalidad

 


Van cayendo los días y en breves estaremos todo kiski en la nueva normalidad por los territorios de la Unión Europea y se hace necesario buscar alternativas para sustituir el saludo cañí de toda la vida, estrechar manos y zarpas, carantoñas de enamorados y hasta ofrecer el brazo a la suegra. Nadie mejor que nuestro experto en cosas de ciencia para que nos ofrezca alternativas...


-¿Hay nuevos saludos para la nueva normalidad, ein?

 

-El ser humano tiene una prodigiosa capacidad de adaptación tanto al entorno como a las costumbres adquiridas. La nueva normalidad es algo nuevo como bien indica su nombre y la sana costumbre del saludo no debe perderse por ello. Es cierto que no hay estrechar manos, abrazos o cucamonas por la distancia social mas no obstante sí hay formas de sustituirlos y que entrañen el mismo significado sin perder ese roce de calor humano que tanto nos reconforta en ocasiones y que con el confinamiento domiciliario tanto hemos notado en falta.

 

-Empecemos por estrechar las manos que ha encontrado en la plebe rápido sustituto chocando el antebrazo, profesor.

 

-Es un buen sustituto pero algo ortopédico por no hablar de los peligros de dislocarse o que nos toquen el nervio tonto que nos deja inútil el brazo unos minutos, le falta el calor humano, el contacto. Un buen sustituto del estrechar las manos es el siguiente: se colocan los puños pegados a la barbilla con los codos doblados tocando el pecho los antebrazos, de esta guisa podemos ponernos enfrente de nuestro interlocutor que también adopta la misma posición y una vez situados uno enfrente del otro, siempre con los puños pegados en todo momento a la barbilla, lanzamos los codos a chocar contra los del interlocutor. Se logra el calor humano ya que si es un apretón fuerte de macho alfa se transmite la fuerza hasta la barbilla logrando así, según la intensidad del choque, sentir el apretón de manos: fuerte de estrechar a otro macho alfa, suave y delicado si es una damisela y en resumen todo tipo de intensidades. Si se mantienen los puños pegados a la barbilla es una experiencia total sin el frio del saludo de los antebrazos tan en boga en este momento de la nueva normalidad.

 

-Dos jóvenes enamorados que se ven en la calle pero la mascarilla impide el beso de tales...

 

-Interesante cuestión toda vez que estamos en primavera y la sangre altera. La solución es para todo tipo de enamorados de todo tipo de edades y es muy simple, aprovechando las ventajas de la anatomía del ser humano. Se ponen los enamorados uno frente al otro con los pies descalzos y sin calcetos. El típico beso de enamorados, desde el básico hasta el de torniquete pasando por el húmedo, se sustituye por rozar las plantas de las pies. Según el nivel de intensidad se hace un frotamiento más o menos intenso que despertará placenteras sensaciones desconocidas hasta ese momento. Para besos de enamorados en grado sumo que no controlan sus hormonas deberán sumar el entrelazar las dedas de los pies, ejercicio no tan sencillo como parece pero que crea un vínculo de unión digno de un coito. Se le suma el inherente sudor presente en los pies para que la sensación de intercambio de fluidos corporales sea total e inmersiva. Se trata de aprovechar las nunca bien valoradas plantas de los pies y a éstos, ya sea con las dedas, juntando los talones, los tobillos, juegos eróticos en definitiva que nunca descubriríamos de no ser por la pandemia.
 
-Para terminar hablemos del inevitable beso de rigor a la suegra, familiares que nunca vemos salvo en los entierros o simplemente el típico beso de compromiso...

 

-Si es época de calores que permiten llevar chanclas o sandalias se puede sustituir el de compromiso moviendo la deda gorda del pie u ambas al mismo tiempo, para los de entierros y funerales podemos entrecruzamos las manos y las ponemos a la altura de la mascarilla abriendo los codos para que el deudo meta su codo entre ambos y cerrarlos una vez el codo del deudo entre los nuestros. Lo de la suegra es complicado, hay muchos factores en torno a las relaciones con la suegra y los mejor es que con ella enfrente nos toquemos las orejas a la vez que agitamos las mismas, así se provocará la típica reacción de desconcierto de la suegra como cuando le damos el beso de rigor: distante, frío, puñetero y breve. 

 

-Pues ya saben que no hay lugar al desespero y sí sucedáneos de saludo con esmero.